La química del arte povera en el trabajo de Gilberto Zorio

Miércoles 28 de Octubre 08.56 GMT

 

Gilberto Zorio es un artista italiano, precursor del arte povera junto a Mario Merz, Germano Celant, Marisa Merz, Giuseppe Penone, y Michelangelo Pistoletto, entre otros.

El autor considera que el arte povera es una forma afortunada de darle un nombre porque es más que su grupo de artistas participantes.

Este arte es más una corriente o un movimiento porque cada autor tenía, y tiene, su forma de crear, su propia ideología artística, donde sus obras hablan y transmiten una historia con inteligencia.

Nació en Adorno Mica en 1944, cursó estudios de pintura y escultura en la Academia de Bellas Artes de Turín.

A finales de la década de los 60 expuso en varias de las exposiciones colectivas de arte povera. En 1969 fue incluido en la muestra “Nueve artistas jóvenes: premios Theodoron”, en el Solomon R. Guggenheim Museum, Nueva York.

Gilberto Zorio emplea materiales industriales y poco tradicionales en sus obras, como en el arte povera; sin embargo, la característica más importante del trabajo de Zorio es la alternancia de la química y el arte.

Las obras del arte povera cuentan historias con inteligencia, afirma Gilberto Zorio

Desde los años 60 trabajó en procesos químicos que provocaran alteraciones en cada obra.

Con la evaporación y oxidación de los materiales logró un lenguaje nuevo en la escultura para hacerla más ligera y diferenciarla de la tradicional. También añadió un componente más al proceso químico: el tiempo, el cual permitió ver resultados físicos de forma tangible. Gilberto Zorio, Microfoni, 1968-1969, micrófonos, mezclador, amplificador, caja de eco, altavoces acústicos, bloques de hormigón con rodamientos. Colección del artista. Cortesía de Galleria Lia Rumma (Milán/Nápoles). Foto: Sebastiano Pellion)

Zorio compone sus piezas dentro de un ciclo orgánico, donde él mismo es un espectador por ello ha incluido sonido, aire, espacio y hasta electricidad en su creación.

En la década de los 70, el artista trabajó con materiales fosforescentes con los cuales creó un puño humano sobrepuesto en una pared y lo iluminó de pintura fluorescente y luces de neón para representar un flujo de energía.

 Paolo Panzera)

Actualmente, las obras de Zorio se encuentran en las colecciones del Museo Solomon R. Guggenheim de Nueva York, el Museo Stedelijk de Ámsterdam, el Centro Georges Pompidou de París y la Tate Modern de Londres, entre otros.

 Gilberto Zorio en 1980)

Gilberto Zorio vive y trabaja en la ciudad de Turín, Italia.