Lo infinito de Michelangelo Pistoletto en el arte povera

Lunes 26 de Octubre 11.32 GMT

 

Michelangelo Pistoletto es un artista italiano y representante del arte povera, corriente que crea obras a partir de materiales humildes, e invita a la reflexión sobre los medios para crear obras.

Pistoletto nació en Biella, Piamonte en 1933. Su primera experiencia con el arte fue en el taller de su padre quien era pintor y restaurador de antigüedades, ahí se encontró con un espejo donde contempló su reflejo por largo tiempo.

Él tendría alrededor de 14 años cuando descubrió su rostro y sus detalles, y desde entonces tomó al espejo como un elemento importante en sus obras. La Venus de los Trapos o "Venere degli stracci", 1967)

En la década de los 60 incursionó en otras manifestaciones artísticas como el happening, el performance, el teatro y el video-arte, formas creativas poco conocidas en ese momento.

Utilizó pigmentos metálicos de color negro brillante para ver su reflejo en la superficie de un cuadro pintado, desde entonces buscó la superficie ideal para conseguir esos reflejos hasta llegar a las planchas de acero inoxidable pulido.

El autor deseaba fijar imágenes en el espejo que reflejaran la realidad del mundo, sin ninguna interpretación, solo el reflejo o verdad que da el espejo. Twenty Two Less Two, 2009)

Para el creador, el espejo es el gran instrumento del desengaño, porque destruye la idea de lo duradero que tanta ilusión hace al ser humano, de perpetuar la ilusión de algo o a sí mismo, pero el espejo y su reflejo nos dice que el tiempo pasa y no dejamos huella.

 

En 1998, Pistoletto creó Cittadellarte en su ciudad natal, en una antigua fábrica textil donde dio espacio a jóvenes artistas de todas las disciplinas y profesiones, así recibió a arquitectos, diseñadores de moda, politólogos, estudiosos de la religión, educadores y economistas de todas partes del mundo.

 P. Pellion)

En este espacio surgió el símbolo del “Tercer Paraíso”, que no es más que el símbolo del infinito matemático al que se le agregó un tercer círculo en el centro para representar el finito, es decir, la creación, la duración y el equilibrio. Es un símbolo universal del equilibrio y la creación.

Michelangelo Pistoletto contrajo coronavirus los primeros meses de 2020. Estuvo internado casi un mes en el hospital, pero fue dado de alta para recuperarse en casa.

 Exposición en  Abbazia di San Giorgio)

Visitó nuestro país en julio de 2020 para presentar “Tercer Paraíso” una escultura en tres ciudades (Puebla, Monterrey y CDMX) como parte del Foro Italia-México 2020-2021.