Mario Puzo y la paga del crimen

 

Mario Puzo alcanzó la fama al describir, como pocos, el bajo mundo de la mafia italiana, y sus personajes se hicieron populares en todo el mundo.

Gran parte de la fama del autor estadounidense, quien nació un 15 de octubre de 1920, se debió a las versiones cinematográficas de sus historias, cuyos guiones él mismo se encargó de escribir y corregir para la pantalla grande.

El autor ganó dos premios Oscar por sus guiones para las películas El Padrino y El Padrino II, que se encargó de filmar el cineasta Francis Ford Coppola.

Hijo de inmigrantes italianos analfabetos, Puzo comenzó a escribir desde muy chico y publicó varias historias policiales por entrega en revistas. 

 

 

Sus dos primeras novelas fueron Arena Sucia, de 1955, y The Fortunate Pilgrim, de 1965, en la que narra la vida de una emigrante italiana en Nueva York

En 1965, un agente conoció a Puzo en las oficinas de una editorial en la que por entonces trabajaba y le propuso escribir un libro sobre los odios y las pasiones, los intereses y las venganzas de la mafia italo-americana.

Y precisamente así fue como nació, en 1968, la novela El Padrino, publicada en 1969 y traducida en la actualidad a más de 20 idiomas y de la que se han vendido más de 21 millones de ejemplares.

 

En 1984 publicó la novela El Siciliano y en 1996 el libro, El Ultimo Don

Poco antes de morir, en 1999, terminó el manuscrito de su último libro, Omerta, en el que abordó el universo que mejor que nadie conocía: el del crimen organizado.

Aunque alcanzó el éxito con El Padrino y su carrera se consolidó con este libro, Mario Puzo siempre se mostró insatisfecho con este pues en varias ocasiones dijo que le hubiera encantado haber escrito mejor dicha historia.

 

Icono Play youtube