Aurora Reyes, muralista y ¡gran poetisa!

Jueves 09 de Septiembre 10.51 GMT

 

Aurora Reyes, alias La Cachorra, fue la primera muralista mexicana. También fue poetisa de sensibilidad apasionada. 

Nacida en Parral, Chihuahua, un 9 de septiembre de 1908, Aurora supo ser amiga revoltosa de aquel fabuloso grupo que se reunía en el Café París -hoy Café El Popular sobre la calle 5 de Mayo cerca del Zócalo-, que junto con gente como Ermilo Abreu Gómez, José Revueltas, Xavier Villaurrutia, Andrés Henestrosa y de insólitas atípicas como la fotógrafa Lola Álvarez Bravo, Concha Michel y Adela Palacios.

Atentado a las maestras rurales fue el primer mural pintado por una mujer en México. Aurora Reyes la creadora.

Se encuentra en el vestíbulo del Centro Escolar Revolución (por el Metro Balderas), inmueble que desde el siglo XVII ha servido de retiro de mujeres, colegio de niñas, cárcel de la ciudad, etc.

 

Su abuelo fue el precursor de la Decena Trágica, el general Bernardo Reyes. Desgraciadamente su parentesco con Alfonso Reyes no le sirvió de nada para atraer la atención que se merecía como poeta, pintora, muralista, dibujante y como la gran maestra de convicciones que amó a su país como ese "callado barro nacido de tu vientre en jubiloso brote de esperanza" que dice en su poema Llanto a la Tierra.

La literatura de Aurora Reyes pertenece a la literatura contemporánea de México, sus palabras son de una fuerza avasalladora, con una simbología prehispánica y al mismo tiempo muestran la lucha sindical de su tiempo.

Para algunos intelectuales Aurora fue y sigue siendo "la legítima voz de lo mexicano".

 

Luchó por los derechos de la mujer, peleó porque obtuvieran el voto electoral, fundó las guarderías para las maestras y representó el Sindicato de los Trabajadores de la Educación. 

Aurora Reyes compartió las páginas de las revistas literarias con Rosario Castellanos, Margarita Michelena, Guadalupe Amor, Dolores Castro y Margarita Paz Paredes, quienes se distinguieron en la literatura femenina de su época.

 

El bello poema Hombre de México, al que se le considera su obra literaria cumbre, Aurora se lo dedicó al ex presidente Lázaro Cárdenas.

Por desgracia, la figura de Aurora Reyes no ha sido valorada como debería, pero su obra, que aún permanece entre nosotros, da fe de su maravilloso talento que cada vez cobra más notoriedad.