La letra sin miedo de Elena Garro

Lunes 04 de Mayo 10.14 GMT

 

Elena Garro es una de las escritoras más importantes del siglo XX que renovó la literatura mexicana.

En vida, su obra no fue reconocida como lo merecía, pesaba demasiado la sombra de su matrimonio con Octavio Paz y su manera peculiar de denunciar las injusticias sociales. 

Renovadora de la literatura fantástica, Elena Garro, guionista, periodista, dramaturga, cuentista y novelista mexicana, fue una de las principales representantes de la dramaturgia mexicana.

Nacida en Puebla en 1916, sus tres primeros libros, Un hogar sólido (teatro, 1958), Los recuerdo del porvenir (novela, 1963) y La semana de colores (cuento, 1964) junto a la obra cuentista y novelística de Juan Rulfo son considerados por los críticos como el inicio de la nueva literatura fantástica.

Elena utilizó el teatro como una manera poética e ilógica de comunicación, su variedad temática y su técnica la diferenciaron en el género de la dramaturgia, sus personajes oscilan entre realidad e ilusión.

Estuvo casada durante 20 años con Octavio Paz, a quien conoció en la UNAM y con quien tuvo una hija, Helena. Se divorciaron en 1959. Una relación que fue muy fructífera para la literatura, pero que mantuvo a Garro a la sombra del escritor.

Su activismo político y las duras críticas que solía hacer a intelectuales mexicanos a lo largo de los años 60 le valieron enemigos y tras la Matanza de Tlatelolco en 1968, Elena y su hija recibieron amenazas de muerte por lo que tiempo después tuvieron que abandonar el país y no volvieron hasta 1993.

La marginación de la mujer, la libertad femenina, la represión que sufrían los campesinos y la libertad política fueron temas que Elena Garro abordó sin miedo en sus obras. 

Aunque se le consideró precursora del Realismo Mágico, Garro despreció el término por considerarlo “una etiqueta mercantilista”.

¿Sabías que?

Aunque la obra de Garro no recibió el reconocimiento que merecía, algunos críticos la consideran la segunda escritora mexicana más importante, solo detrás de Sor Juana Inés de la Cruz.

Galardonada

  • Premio Xavier Villaurrutia (196), por Los recuerdos del porvenir
  • Premio Grijalbo (1981), por Testimonios sobre Mariana
  • Premio Bellas Artes de Narrativa Colima para obra Publicada 1966
  • Premio Sor Juana Inés de la Cruz (1966)