Shirley Jackson, la dama de la literatura de terror

Lunes 14 de Diciembre 14.05 GMT

 

Shirley Jackson tenía tres características en contra: ser mujer, no adecuarse a los estándares de belleza norteamericana y un marido: el crítico literario Stanley Edgar Hyman. Afortunadamente, también tenía varias cualidades a su favor: astucia, valor y talento narrativo.

Representante destacada de la literatura infantil, la novela gótica, y los cuentos de terror, Shirley nació el 14 de diciembre de 1919 en San Francisco, California, en un hogar donde sobresalían la hostilidad y el desequilibrio emocional.

Sobre esto Charles McGrath del New York Times explica: “El principal de los torturadores era su madre, una trepadora social vanidosa, irreflexivamente cruel que no pensaba mucho en su hija y nunca se molestó en disfrazarlo. Quería una niña hermosa y obediente que pudiera preparar para ser una debutante, y en su lugar consiguió una que fuera soñadora, obstinada y con sobrepeso, más interesada en inventar historias que en ropa o peinados”.

De este modo, el potencial creativo de Jackson se enfocó en desembocar en la escritura las reminiscencias dolorosas del pasado y redescubrir otros mundos a través de la imaginación.

Reconocida entre sus contemporáneos, pero sin reconocimiento formal como prolífica escritora, Shirley publicó por primera vez en las páginas de la revista The New Yorker, donde colaboró durante los años cuarenta y cincuenta.

Tanto en esa publicación, como en Woman’s Day, Harper’s y Collier’s, Shirley escribía divertidas y afiladas reflexiones sobre el cuidado del hogar y la crianza de los hijos.

Muchas lectoras se veían reflejadas en las letras de Jackson: mujeres con familia, de clase media, con aspiraciones a escribir cuentos para niños o de comedia.

No obstante; ese aparente cobijo del público se terminó al salir a la luz el relato corto "La lotería" (1948), que sugiere, de modo brutal y explícito, la existencia de un submundo tétrico y estremecedor en las profundidades estadounidenses.

Posterior a su publicación, Shirley recibió numerosas críticas y etiquetas que la definían como “una bruja”, “simpatizante de comunistas” y “aliada del contubernio judeo-masónico”.

Pese a ello su carrera literaria continuó, además de su primera novela, The Road Through the Wall (1948), escribió con reciente éxito y aceptación: Hangsaman (1951), The Bord’s Nest (1954), The Sundial (1958), y La maldición de Hill House (1959); esta última adaptada a serie televisiva por Netflix.

Aunado a su vida de excesos, descuidos y deslealtad amorosa, el matrimonio Jackso-Hyman era conocido por hospedar a talentos literarios en su hogar, y por alimentar su afición lectora con una biblioteca personal que albergaba alrededor de 100 mil títulos.

Influencia de autores como Joanne Harris, Stephen King, Nigel Kneale, Neil Gaiman y Richard Matheson, Shirley Jackson falleció el 8 de agosto de 1965, a los 48 años.

Dato curioso

En 2020 se estrenó la cinta biográfica Shirley, protagonizada por Elisabeth Moss y dirigida por Josephine Decker con anotaciones de Martin Scorsese.

Aunque la película se basa en la novela homónima de Susan Scarf Merrell, no es una narración fiel de la vida de la escritora estadounidense; sin embargo, cumple en el esfuerzo de dotarla de mayor reconocimiento.