Los monumentos vivos de Susumu Shingu

Lunes 19 de Abril 14.21 GMT

 

El trabajo de Susumu Shingu no se entiende sin el viento.

Después de graduarse de la Universidad de las Artes de Tokio en 1960, Susumu Shingu estudió pintura en la Academia de Bellas Artes de Roma entre 1960 y 1962 para a la postre volverse pintor, escultor y filósofo de la naturaleza. Trabajando con elementos naturales y medios de alta tecnología, su trayectoría se ha definido por la creación de esculturas monumentales que están en armonía con los ritmos secretos del planeta.

Todo su trabajo, que lo ha visto colaborar con los mayores talentos de su época, como Renzo Piano, ​​Issey Miyake, Jiři Kilián, y Tadao Ando, con quien inauguró el Museo del Viento Susumu Shingu en el Parque Arimafuji de Sanda, cerca de Osaka en Japón, entre otros, se sustenta en la búsqueda armoniosa de los ritmos y vibraciones de la naturaleza a través de la cual el viento, el agua, la luz, la lluvia, la nieve se convierten en los principales actores de su producción.

 

La trayectoria reciente de Susumu Shingu

 

Desde 2006, los trabajos de Susumu han viajado a lo largo y ancho del mundo. Con Sculptures du respir, seguida de Planet of Wind and Water en 2009, Beyond Timeen 2012, y la escultura Sinfonietta of Light, en el gran estanque del Jardin des Tuileries, los monumentos cinéticos se han tornado en un estandarte del movimiento, especialmente en cuanto al contacto con su entorno, la naturaleza y las ondas de los elementos naturales que nos rigen diariamente. 

 

De su serie Planet of Wind and Water, 2009. Fuente: Jeanne Buche Jjaeger Gallery.
 

En 2015, una de las principales obras de Susumu Shingu se presentó con motivo de la exposición Quinte-Essence que celebra los 90 años de actividad de la galería. En 2017, Susumu Shingu fue invitado a participar en una muestra colectiva en Bélgica en el Castillo de Gaasbeek con motivo de la exposición comisariada Castillo de Kairos, así como en la muestra De nature en sculpture organizada en la Fundación Villa Datris en L'Isle-sur-la-Sorgues.

 

Susumu Shingu en ChambordFuente: : Susumu Shingu: A Utopia for Today.

 

Susumu Shingu también se mostró en la exposición Artes e Letras de Lisboa, Portugal, dedicada a la importante actividad editorial de la galería desde 1925 hasta la actualidad, el museo de arte moderno de Luxemburg, el Parque Arimafuji en Sanda, Japón, Finalndia, Mongolia, y en varios recintos más de Francia y el resto del mundo con motivo de las celebraciones del 500 aniversario del castillo de Chambord y del 500 aniversario de la muerte de Leonardo da Vinci, mostrando una vez más su influencia com artista del movimiento, del tiempo, y la naturaleza.

 

Todavía mucho qué lograr

 

El artista, ahora en sus ochenta, está viendo convertirse en realidad uno de sus proyectos más ambiciosos: Breathing Earth, rebautizado después como Atelier Earth, el cual es la creación de una aldea utópica autosuficiente que dependería únicamente de energías naturales como el viento, el agua y el sol. 

Situado en la ciudad de Sanda, al noroeste de Osaka en la prefectura de Hyogo, Breathing Earth abarcará un museo, teatro, taller y cafetería, todos conectados en un círculo. Y, por supuesto, lleva la impronta del artista, ya que en la parte superior de cada construcción habrá una escultura móvil coloreada, algunas de las cuales estarán conectadas a mecanismos que permitan mover objetos en la habitación.

 

Boceto para Atelier Earth, 2019. Fuente: : Susumu Shingu: A Utopia for Today.
 

Otras exposiciones como Wind Caravan, un conjunto de 21 esculturas animadas por el viento en el parque, y Water Tree, en el Mudam Large Hall, son excelentes ejemplos de cómo Shingu juega con el agua y sus reflejos.

"Estoy tratando de crear un taller con personas que comparten los mismos pensamientos que yo, sin destruir más la naturaleza, como un lugar donde podamos tener el placer de pensar en una forma de vida futura", ha dicho Susumu Shingu sobre esta utopía que podría parecerse a la de Leonardo da Vinci cuando diseñó un concepto de ciudad ideal para Francisco I de Francia.

 

Wind Museum Susumu, Japon 2015. FuenteJeanne Bucher Jaeger.
 

Aunque para Susumu Shingu, fiel a su forma y al fondo que lo ha llevado a mostrarse en todo el mundo, la prioridad sigue siendo esta oda y respeto por la naturaleza que nos envuelve.

 

Boceto de Susumu Shingu para Chambord. FuenteSusumu Shingu: A Utopia for Today.