Características y legado de la escuela Bauhaus

Miércoles 24 de Febrero 10.00 GMT

 

Ideada con el objetivo de formar a un nuevo grupo de personas que dejaran a un lado la división de clases sociales en la creación, en 1919 Walter Gropius fundó la escuela Bauhaus, a partir de la unificaciónn de la Academia de Artes Figurativas y la Academia de Artes y Oficios de Weimar. Para ello sumó dos palabras alemanas: Bau, que significa construcción, y Haus, que significa casa.

Asimismo, incorporó un modelo educativo basado en la enseñanza de las disciplinas de manera práctica y experimental, además de reformular la concepción del diseño y acercar el arte a la vida cotidiana.

También conocida como La Casa de la Construcción Estatal, la Bauhaus sentó las bases de la arquitectura y del diseño gráfico e industrial que se desarrollan actualmente; al punto que en 1996 la Unesco declaró las obras de esa etapa como patrimonio de la humanidad.

De sus tres sedes: Weimar –entre 1919 y 1925–, Dessau –entre 1925 y 1932–, y Berlín –1932 y 1933–, sobresalieron cuatro elementos característicos, las formas, los materiales, los colores y la tipografía.

Características y principios de la Bauhaus

En cuanto a las formas, destacan por ser limpias, abstractas y geométricas; los materiales más usados fueron el vidrio, el acero y el ferroconcreto; sobresalió el uso de colores primarios como el azul, el rojo el blanco y el negro; y en el caso de la tipografía, desarrollaron fuentes simples con arreglos inusuales.

Los principios de la escuela consideraban que la forma sigue la función, en pos de que la funcionalidad prioriza a la estética de los objetos; luchar por un futuro armonioso, de este modo con ayuda de la industria se logra la innovación moderna.

Respecto al arte y la tecnología se concebían de forma conjunta con la intención de satisfacer las necesidades humanas y no la demanda de lujo.

Uno de los sellos emblemáticos de la Bauhaus es la base de la “obra de arte total”, denominada como Gesamtkunstwerk, que sentaba la idea de reunir las artes existentes para crear nuevas manifestaciones artísticas; así como el estilo sencillo y sin ornamentaciones.

Como resultado de lo anterior, la funcionalidad y los materiales al natural se ceñían a una idea minimalista, que procedía de la influencia del Movimiento Moderno y “De Stijl”, el cual se basaba en la implementación de formas lineales y geométricas, y el uso de tonalidades puras para simplificar todo a lo elemental.

Representantes de la Bauhaus

La idea de lograr una cultura del pueblo y para el pueblo se reflejó sobre todo en la obra de algunos alumnos y profesores icónicos, como: Walter Gropius, Peter Keler, Marcel Breuer, y Vasili Kandinsky.

Al igual que Joost Schmidt, Alma Siedhoff-Buscher, László Moholy-Nagy, Josef Albers, Hannes Meyer, Ludwig Mieis van der Rohe, Lilly Reich, Paul Klee, Alfred Arndt, Marianne Brandt, Herbert Bayer, entre otros.