Villa Ortizet, una maravilla arquitectónica monocromática

Lunes 16 de Noviembre 16.44 GMT

 

Inspirada en los paisajes de los pueblos franceses, la Villa Ortizet es una obra arquitectónica que combina nostalgia con estética vanguardista.

Dicha colaboración entre los artistas Anthony Authié (Zyva Studio) y Charlotte Taylor (Maison de Sable) es un homenaje al abuelo de Authié y a las ensoñaciones de cuentos infantiles y leyendas locales.

Diseñada con una capa continua de verde monocromático, que busca traducir el entorno natural en un lenguaje hipermoderno, la villa es una entrega que plantea equilibrar la arquitectura modernista con la arquitectura orgánica, y se ubica en la localidad de Saint Pierre Le Vieux en Lozere.

Una de las características principales de este paisaje arquitectónico, es el uso recurrente de las curvas para delimitar los espacios del mobiliario con las rocas artificiales y otros elementos decorativos que aluden a las formas tradicionales de jardines e invernaderos.

De este modo, los diseñadores buscan aportar una visión contemporánea de la vivienda como gestión de la diversidad biológica, y la relación del urbanita con su entorno más primitivo.

Así, el equipo creativo logró realizar una simbiosis entre el espacio construido y la naturaleza circundante que propone un nuevo tipo de arquitectura evolutiva.

Con la que buscan una permanente interacción sensorial que se conecte a la atmósfera a través del sonido, el olfato, el tacto y la vista.