Genesis Belanger, la artista que critica los clichés femeninos

Miércoles 07 de Abril 07.00 GMT

 

La artista Genesis Belanger tiene claro su objetivo: deconstruir las narrativas simplistas sobre el universo femenino.

Para esto crea singulares esculturas de cerámica que cuentan con un toque de surrealismo, arte pop, publicidad y sarcasmo.

Desde pequeña, la creativa, originaria de Woodstock, Vermont, volcó su talento sobre todo lo relacionado al mundo del arte y las manualidad por lo que asegura haber disfrutado una infancia en la que pudo explorar dicho ámbito de la mano de su padre, que también es artista.

De aquellas naturalezas muertas que realizaba cuando era joven poco ha quedado debido a que su estilo evolucionó gracias a que decidió estudiar diseño de modas y luego, por una breve temporada, trabajó como asistente de utilería para campañas publicitarias.

En dicha etapa fue cuando Belanger se dio cuenta que tenía talento para crear y que realmente le gustaba el proceso, pero sabía que aún no estaba en el camino correcto, en el que le permitiría experimentar y analizar todo aquello que le preocupaba.

Por lo que el siguiente paso que dio definitivamente puso en marcha su actual trayectoria artística. Decidió abandonar el mundo de la publicidad para cursar un posgrado en artes visuales en la Hunter College.

Genesis Belanger empezó a interesarse en cómo la publicidad construye la feminidad como algo sexy, misterioso y sencillo, por lo que decidió abordarlo desde su perspectiva.

Utilizando técnicas tomadas de la publicidad, las cuales dominaba por su paso por esta industria, lo que hizo fue burlarse de estos estereotipos con las esculturas que empezó a crear.

Su estilo, que parece haber salido de una historieta, le ha permitido abordar diversos temas: desde el inalcanzable mundo de la belleza hasta el de los hábitos que varias mujeres no quieren renunciar, aunque pongan en peligro su vida.

Por lo tanto la misión de Genesis Belanger se ha convertido en construir narrativas que aborden lo complejo que es el mundo femenino, sin perder el humor.