Warhol y el gran dilema de la apropiación creativa

Lunes 12 de Abril 11.57 GMT

 

El apropiacionismo artístico está en problemas. Nada sobre su práctica es seguro en este momento, solo que el debate sobre el tema ha empezado y no hay vuelta atrás.

Esto se desató luego de que un tribunal estadounidense determinara que la apropiación que practicó Andy Warhol en una serie de 16 obras basadas en una foto de Prince no contará con la protección legal que se otorga a otras creaciones bajo la ley de derechos de autor.

Pero, ¿cómo ocurrió esto? Resulta que el caso surgió en 2016 luego que muriera la estrella del pop Prince, cuando la Fundación Andy Warhol autorizó a una revista usar la imagen creada por el artista plástico para conmemorar la vida del músico.

El problema surgió cuando la fotógrafa Lynn Goldsmith detectó que la imagen que Warhol había plasmado estaba basada en una foto que había tomado en 1981, por lo que argumentó que la fundación había infringido sus derechos de autor para cobrar regalías.

En 2019, un tribunal de primera instancia determinó que el uso de la foto de Goldsmith estaba dentro de los límites de lo que la ley de derechos de autor llama uso justo.

Dicho uso justo establece las pautas para cuando un artista puede pedir prestado a otro creativo su trabajo sin permiso, ni pago alguno.

 

Con esto, la misma ley de derechos de autor que protege la creación de un artista busca no obstaculizar la capacidad de otros autores, artistas y el resto de las personas para hacer referencia a las obras de otros.

Lo anterior sucede debido a que muchos productos creativos necesitan citar otros trabajos.

Hasta hace poco, las autoridades habían determinado que este tipo de apropiaciones estaban permitidas ya que la obra original había sido transformada en el proceso.

En el caso Goldsmith, el tribunal de primera instancia determinó que en el proceso de pasar dicha foto en blanco y negro a la colorida serigrafía de Warhol, la imagen de Prince había sido tan transformada que se podía considerar como de uso justo.

Pero el gran debate, al menos el que actualmente se está dando en el mundo del arte, inició cuando en la apelación se dictaminó que el uso de la foto de Goldsmith por parte de Warhol no había sido transformada lo suficiente para ser considerada de uso justo.

Por lo tanto, el concepto de transformación no solo está volviendo locos a abogados y jueces desde que la Corte Suprema de Estados Unidos lo introdujo por primera vez en un caso de 1993, sino a los artistas.

El impacto de lo que está sucediendo con este caso es realmente difícil de dimensionar, pero sin duda tendrá un efecto profundo ya que podría poner en jaque el mundo creativo.

Un ejemplo de esto sería que carreras como las de Sturtevant, mejor conocida como la reina de la repetición, simplemente no podrían haber existido con estos últimos parámetros.

La pregunta que queda, por lo menos hasta ahora, es la de qué sucederá con la apropiación y si esta podrá ser llevada a nuevos lugares por los artistas.