El día que nació la Fundación Gala-Salvador Dalí

Lunes 11 de Enero 09.34 GMT

 

“Oliva / que un hambre atávica / me impulsa a morder, para comernos / hasta el fondo de / nosotros mismos”, escribió Salvador Dalí en referencia a su íntima compañera Elena Ivánova Diákonova: Gala, con quien creó una portentosa dupla de cariño, arte y misterio, de la que se desprende la entidad cultural Fundación Gala-Salvador Dalí.

Creada el 23 de diciembre de 1983 en el Castillo de Púbol de Figueras, España, con el objetivo de promocionar la obra artística, cultural e intelectual de Salvador Dalí, el anuncio oficial de su creación se llevó a cabo el 11 de enero de 1984 junto a la donación de 621 obras del pintor.

Presidida desde 2017 por Jordi Marcader i Miró, la fundación gestiona el Teatro-Museo Dalí y Dalí-Joyas, ambas en Figueras; la Casa-Museo Salvador Dalí en Portlligat; y la Casa-Museo Castillo Gala-Dalí en Púbol.

En conmemoración de la apertura de este centro de conservación y divulgación, que acutalmente cuenta con un recorrido virtual de sus exposiciones, hacemos un repaso por las obras que el artista español hizo en homenaje a Gala, en su calidad de musa, modelo, y cómplice creativa.

“Cuando siento subir mi sed atávica, amo más a Gala” –Salvador Dalí

Comienzo automático de un autorretrato de Gala (1933)

Este pequeño cuadro protagonizado por Gala, posee unas breves dimensiones de 14 x 16,2 cm y pertenece a la colección del Teatro-Muso Dalí. El fondo blanco destaca el rostro de Gala y el lienzo sirve como ejercicio donde Dalí prueba diferentes maneras de enmarcar la imagen.

Galatea de las esferas (1952)

La obra muestra un busto de su esposa Gala formado por una serie de esferas en el espacio, en donde existen distintos signos y símbolos característicos del autor en torno a su devoción por la intelectual y su contexto.

Leda Atómica (1944)

Con esta obra, inspirada en la figura de Gala, Salvador Dalí logró plasmar la teoría física intra-atómica mientras representaba un mito.

En el plano central se encuentra Leda flotando sobre un trono y acompañada de un cisne –que personifica al pintor–, ambos simbolizan el mito de Leda y Zeus, el cual narra que el gran dios se apareció en forma de cisne para intentar seducirla.

En cuanto a la teoría física intra-atómica, Dalí consigue que ningún elemento de la obra toque a otro.