Paul Signac, el puntillismo y la psicología de la percepción

Miércoles 11 de Noviembre 09.23 GMT

 

Paul Victor Jules Signac, mejor conocido como Paul Signac, fue un célebre pintor francés que sobresalió, junto a Georges-Pierre Seurat y Vincent Van Gogh en la técnica del neoimpresionismo y el puntillismo.

Originario de París, Signac nació el 11 de noviembre de 1863 y dejó huella en el arte por su particular manera de aplicar la técnica del divisionismo –técnica que consiste en la separación de colores en puntos individuales que interactúan ópticamente a la vista del espectador–.

Esta corriente conjuga el poder del color y la luz con la psicología de la percepción visual, que se define como la capacidad para interpretar la información que la luz del espectro visible hace llegar hasta nuestros ojos.

Estudioso de las ciencias y las artes, Paul también contribuyó con numerosas obras en las que abordó la teoría del arte, de ellas destacan De Eugène Delacroix al Neoimpresionismo (1899) y una monografía dedicada a Johan Barthold Jongkind (1927).

Influido por el arte de Claude Monet, Signac comenzó a pintar en 1882 y en 1884 promovió la creación de la Société des Artistes Indépendants, a partir del cual organizó salones de arte libres de juicios, y más tarde cofundó el Salon des Indépendants.

Íntimo amigo de Camille Issarro, Alexandre Lemonier, Maximilien Luce, Henry Cross y Théo Van Risselberghe, al francés se le considera un artista autodidacta, luego de que dejara sus estudios de bachillerato para seguir su vocación artística impulsada por su admiración al impresionismo.

Caracterizado por su carácter rebelde y políticamente anarquista, Signac siempre fue un gran admirador del arte de Seurat, de quien quedó asombrado por su método de trabajo sistemático y su teoría de los colores.

Eterno experimentador, las obras más representativas del neoimpresionista son Las Modistas (1885) y En puerto de Saint-Tropez (1907).

En los lienzos de Signac predominan los paisajes marinos y de ciudades portuarias del norte y sur de Francia, como El Havre, La Marsella, La Rochelle, Aviñón, entre otros.

El 15 de agosto de 1935 Paul Signac murió a la edad de setenta y dos años en París, Francia.

Dato curioso

El artista fue vínculo de unión para los artistas Pissarro, Seurat y los escritores simbolistas.

En su labor al frente de la Société des Artistes Indépendants impulsó a varios jóvenes artistas, entre ellos André Derain y Henri Mattise, a quien le compró su primera pintura.

Además, promovió y expuso las controvertidas obras de los fauvistas y cubistas.