Un canto de libertad y orgullo en la voz de Victoria Santa Cruz

Martes 27 de Octubre 10.06 GMT

 

Figura central de la narrativa social y cultural afroperuana, Victoria Eugenia Santa Cruz Gamarra, mundialmente conocida como Victoria Santa Cruz, nació el 27 de octubre de 1922 en Lima, Perú.

Octava hija de una decena de hermanos, Santa Cruz creció en el seno de una familia de artistas, músicos e intelectuales negros, por quienes tuvo su primer acercamiento a las artes escénicas a través de los bailes criollos, como la tradicional Marinera.

Asimismo, mediante las enseñanzas de su padre, Nicomendes Santa Cruz Aparicio, quien pasó su adolescencia en Estados Unidos, conoció la música clásica europea y las obras de Shakespeare.

Hacia finales de la década de 1950 fundó, junto con su hermano, el poeta y decimista Nicomendes, la primera compañía de teatro negro peruana: Cumanana.

Misma que codirigió hasta 1961 y en la que desarrolló un método pedagógico basado en el autodescubrimiento y la reapropiación de la cultura basada en el ritmo interno y la memoria ancestral.

Tras su estancia en la Université du Théâtre des Nations y École Supérieur des Études Chorégraphiques de París, durante 1961 y 1965, fundó el grupo de Teatro y Danzas Negras del Perú.

Con la cual realizó giras internacionales, incluida la presentación en nombre de su país durante la ceremonia de los Juegos Olímpicos de México en 1968.

 

No obstante, de su ardua labor por el reconocimiento, valor y respeto de la comunidad afroperuana y su legado artístico como compositora, coreógrafa y diseñadora, sobresale el poema lírico de denuncia: "Me gritaron negra".

En el que Santa Cruz expone el proceso de reconocimiento y orgullo hacia su persona e identidad, luego de un acto racista del que fue víctima.

La última etapa de su vida transitó en las aulas de la Universidad Carnegie Mellon y como tallerista en Rusia, Israel, Canadá, Dinamarca, España, Italia y Argentina. Falleció el 30 de agosto de 2014, a los 91 años de edad.