Billie Holiday: la dura e intensa vida de la reina del jazz

Martes 07 de Abril 12.28 GMT

 

Eleonora Fagan Gough, mejor conocida como Billie Holiday pasó a la historia como una de las mujeres más influyentes en el género del jazz.

Su voz, inconfundible e insuperable, es un gran legado que en la actualidad sigue sumando adeptos.

Pero su vida no fue nada sencilla y quizá, solo quizá, gracias a esas experiencias tan duras a las que tuvo que enfrentarse desde muy pequeña es que su voz es de las que más han logrado transmitir en una interpretación.

Billie tuvo una vida dura, desde pequeña se enfrentó al sufrimiento.

Su madre viajaba mucho por trabajo y Billie quedaba al cuidado de familiares; a los 11 años fue violada y a los 12 ya estaba trabajando en lo que fuera.

Años más tarde comenzó a prostituirse para sobrevivir; a los 16 se reencontró con su madre que hacía limpieza en un club nocturno, al que Billie también se unió sirviendo mesas.

Las jornadas de trabajo se alargaban hasta entrada la madrugada, el sitio era frecuentado por músicos de jazz; fue entonces que Billie Holiday se aventuró a cantar por primera vez, su interpretación dejó a los asistentes sorprendidos.

Empezó a cantar de manera profesional en el Café Society, sitio en el que músicos y productores se daban cita para escucharla.

La manera en la que Holiday transmitía emociones al interpretar fue lo que terminó cautivando a todo el que la escuchaba, no importaba cuál fuera la canción, ella la hacía suya.

Pese a lo grandioso de su talento, Billie Holiday sufría las injusticias del racismo de esa época. Aunque era la estrella, debía entrar por la puerta trasera de los recintos y durante las giras no podía viajar en el mismo transporte que los demás músicos ni hospedarse en el mismo hotel.

Su inconfundible e inigualable voz fue cambiando con el paso del tiempo. En la década de los 40, su capacidad interpretativa tomó gran fuerza y grabó Strange Fruit y I Cover the Waterfront.

Pero su abuso constante de las drogas afectó tanto física como vocalmente a la cantante.

Holiday fumaba marihuana desde los 12 o 13 años; sin embargo, la heroína, que comenzó a consumir de manera abusiva en los 40, destruyó su vida.

Su vida personal fue tan turbulenta y dolorosa como sus canciones.

Eligió mal a sus parejas, constantemente se vio involucrada con hombres que solo la utilizaban e incluso la maltrataban.

Pasó ocho meses en prisión por consumir drogas y le fue revocado su carnet para actuar en clubes nocturnos de Nueva York.

Los últimos doce años de su vida tuvo que buscar otros sitios en dónde presentarse, por lo que carecía de un hogar fijo en dónde parar y tener una vida lo más normal posible.

A finales de mayo de 1959 fue hospitalizada por dolor en el hígado y problemas en el corazón.

En julio fue condenada a arresto domiciliario por posesión de narcóticos, puesto que en 1959, la adicción a los narcóticos era considerada un crimen.

Y así permaneció en el hospital, bajo custodia policial hasta su muerte por cirrosis hepática, cuando apenas tenía 44 años.

Víctima de una estafa sobre sus ganancias, murió con 0.70 dólares en el banco y 750 dólares en efectivo.

Lazos fuertes

Su dueto con el saxofonista Lester Young la llevó a la cumbre artística, grabaron por primera vez en 1937 y de ahí, siguieron dos décadas de éxitos y amistad.

¿Sabías que?

  • En 1987 U2 lanzó Angel of Harlem, a modo de homenaje a la cantante
  • Holiday declaró abiertamente su bisexualidad

Inspiración

Janis Joplin, Nina Simone, Mariah Carey y Amy Winehouse se vieron influenciadas por la música de Billie.

Lo que Frank Sinatra opinaba de ella:

 

Lady Day es sin el menor lugar a dudas la influencia más importante del canto popular en Estados Unidos de los últimos treinta años.

 

Dato

“Lady Day” grabó más 300 canciones.