Playa, sol y arena: la historia de la música surf

Viernes 26 de Marzo 10.46 GMT

 

Todos hemos cantado (o al menos tarareado) Surfin’ USA de los Beach Boys, una canción de música surf, género imprescindible de la cultura norteamericana.

De las escenas emblemáticas que han legado los filmes de Quentin Tarantino, hay una que sobresale por tener el aplomo de una ola de mar: el imponente intro de Pulp Fiction protagonizado por Pumpkin (Tim Roth) y Honey Bunny (Amanda Plummer).

Pero ¿qué sería de este referente cinematográfico sin Misirlou, la canción que la acompaña?... Una historia completamente distinta.

 

Incluida en el álbum de Dick Dale and The Del-tones, Surfer’s Choice de 1962, esta canción se grabó por primera vez en 1927 por la orquesta de música tradicional de Michaelis Patrinos, y significa mujer egipcia en griego.

Sin embargo, en la cultura norteamericana es uno de los himnos que nacieron del estilo de vida californiano y conformaron lo que hoy conocemos como música surf.

A finales de la década de 1950 y principios de los 60 en las fiestas de las playas que se celebraban a lo lago de la costa del Pacífico, cerca de Los Ángeles, sonaban los primeros ritmos que dieron vida a este género, de la mano de artistas como Sandy Nelson, Bill Dogget, The Ventures, y The Duals.

Quienes componían canciones con melodías frescas, armonías ligeras y riffs vibrantes, inspirados en el rock & roll, el pop y el blues. Posteriormente, se le añadieran letras que giraban en torno a la cultura del surf, la playa, la arena y el sol, hasta conformar un sonido con identidad propia.

Dick Dale and The Del-Tones fueron pioneros en desarrollar un repertorio musical que hacía referencia exclusivamente a este argot. De esa etapa destacan Let’s Go Trippin, Jungle Fever y Surf Beat.



A esta oleada se unieron otras agrupaciones, entre ellos, The Surfaris, The Marketts o The Chantays.

De este modo, hacia 1963, álbumes grabados por pequeños sellos independientes encabezaron las listas de popularidad nacionales y llamaron la atención de grandes casas productoras, como Capitol, Liberty o Imperial.



Hasta que esos ritmos también conformaron el repertorio de artistas con mayor reconocimiento: Jan and Dean, The Astronauts, Jack Johnson, The Trashmen, Lou Adler, Steve Barri, Bruce Johnston, Terry Melcher, Gary Usher, Roger Christian, y Brian Wilson y Mie Love –compositores de The Beach Boys–.

Con el álbum Surfin’ USA de 1963, que incluye una reinterpretación de “Let’s Go Tripín”, la música surf tuvo su mayor éxito al estar, por 78 semanas, en la lista de los mejores discos, y alcanzar la segunda posición en los Billboard Albums.

No obstante, con la incursión de nuevos sonidos provenientes de la “invasión británica”, varios representantes de este género migraron a la música pop y otros estilos. Hasta que en los años 80 tuvo un resurgimiento que se mantiene hasta la actualidad.

 

En esta época surgieron sellos especializados, como Surfdog Records, y la creación del subgénero Rock surf mexicano, originado en los 90, a partir de los numerosos tributos que se hicieron en el país.

De esas bandas, destacan Los Mabbers, The Cambridge Stones, Los Pájaros Azules, Los Temerarios, Los Matemáticos, Los Esquizitos, Lost Acapulco, Sr. Bikini, The Cavernarios, Los Pegajosos, y Espectroplasma.

A lo largo de los años, la música surf se ha empapado de distintas corrientes, y existen varios tipos, como el surf pop, el surf rock, o el surf que se combina con el punk. Algunas muestras de estos estilos pueden escucharse en el Surfer Joe Summer Festival, que desde 2003 reúne a lo mejor del surf de todo el mundo.