Led Zeppelin y The Doors: El encuentro del ascenso con la caída

Lunes 12 de Abril 12.16 GMT

 

Para finales de 1968, Led Zeppelin se había formado bajo el liderazgo de Jimmy Page, un guitarrista del Reino Unido que ya venía de disfrutar cierto reconocimiento tras participar en la banda de The Yardbirds.

Cuando su nueva agrupación finalmente lanzó su álbum debut el 12 de enero de 1969, los ojos del mundo, especialmente en Estados Unidos, se volcaron a Page y sus compañeros John Paul Jones, Robert Plant y John Bonham.

Del otro lado de la moneda estaban The Doors, con Jim Morrison, Ray Manzarek, Robby Krieger y John Densmore, quienes para ese año publicaron su cuarto disco, The Soft Parade, y venían arrastrando la actitud tóxica de Morrison con sus abusos en el alcohol y las drogas que amenazaban con separar a la banda.

A mediados de 1969, ambas agrupaciones coincidieron en el Seattle Pop Festival, un concierto de rock de tres días; el conjunto inglés en pleno ascenso, la estadounidense en caída libre.

Esa noche en el escenario, de acuerdo al libro Jim Morrison: Life, Death, Legend, la multitud no estaba contenta con la presentación de The Doors, y mientras se tocaba "When the Music's Over", el escenario se convirtió en una confrontación abierta entre Morrison y el público.

"Intentó rapear con ellos durante "Light My Fire" y alguien le arrojó una taza de cerveza", menciona el libro el libro, entonces, "Jim hizo una seña. Alguien más lo insultó y Jim se arrancó a continuar pidiendo más y más insultos del público, quienes finalmente cumplieron su demanda mientras el vocalista hacía una pose de crucifixión. Un infierno no musical se había desatado en Seattle.

Tras largos minutos de tensión y con la gente volcada a la violencia gracias a las incitaciones de un Jim Morrison hundido en el desastre, Led Zeppelin subió al ardiente escenario después de que todo terminó, y según los críticos presentes ese día en el Gold Creek Park, de Woodinville, Washington, el cuarteto de Page y Plant entregaron un limpiador de paladar a la multitud irritada.

La reseña del día siguiente leyó: "Se suponía que el domingo por la noche pertenecía a The Doors, pero el gran grupo de blues inglés Led Zeppelin lo robó justo frente a sus narices... Zeppelin se enfrentó a una audiencia incómoda que había estado  fría toda la noche, pero la electricidad del cantante principal Robert Plant y el guitarrista Jimmy Page los calentó rápidamente.”

 

En el verano de 1969, Led Zeppelin estaba en auge mientras Jim Morrison se encontraba en medio de una larga espiral descendente. Fuente: The Doors sitio oficial.

 

Aquel 27 de julio de 1969, un total de 26 bandas y músicos entre los que destacaron Chuck Berry, Tim Buckley, The Byrds, The Guess Who, Lee Michaels, Rockin Fu, Tina Turner, Vanilla Fudge, Alice Cooper y The Youngbloods, actuaron en el Festival Pop de Seattle de 1969.

 

El Seattle Pop Festival celebrado en el Gold Creek Park fue organizado por Boyd Grafmyre. Fuente: Led Zeppelin página oficial.
 

 

La historia después de la historia

 

Para Led Zeppelin, los éxitos y las electrizantes presentaciones en vivo continuaron toda la década de 1970 hasta la muerte de John Bonham en 1980, tema que causaría la disolución de una banda que regresó a tocar en vivo con sus integrantes originales en 2002 (con la participación del hijo de Bonham).

Hasta la fecha, Led Zeppelin ha vendido más de 300 millones de álbumes en el mundo, incluidos 111 millones sólo en los Estados Unidos. 

Para Jim Morrison, su comportamiento impredecible lo condujo a su muerte en 1971. The Doors continuó tocando en vivo hasta la muerte de Manzarek en 2002, aunque hoy continúan bajo el nombre de Riders on the Storm, con Ian Astbury, Angelo Barbera y Bobby Krieger.

Finalmente, unos meses más tarde, la generación Peace and Love recibiría su última puñalada cuando los Rolling Stones tocaron en el Festival de Altamont Rock en Livermore, California, un festival que pretendía ser el Woodstock de la Costa Oeste, pero que solamente resultó en una historia de muerte, violencia y racismo que cambiaría el mundo de la música para siempre.

 

El 6 de noviembre de 1969, la tragedia de Altamont marcó el final del Verano del Amor. Fuente: The New Yorker.