Todo sobre el legado feminista de Betty Friedan

Martes 23 de Marzo 09.24 GMT

 

Hablar del legado de Betty Friedan es complejo pero necesario ya que es considerada una de las madres fundadoras de la segunda ola del feminismo.

Friedan luchó por los derechos reproductivos, la igualdad salarial, la igualdad de representación y la igualdad en la contratación, pero también es conocida por haber desdeñado en su manifiesto a las mujeres lesbianas, afroamericanas y a aquellas que pertenecían a la clase trabajadora.

En La mística de la feminidad, libro por el que obtuvo en 1964 un Pulitzer, Betty Friedan escribió sobre lo que sabía.

Betty nació en Peoria, Illinois, y fue hija de una infeliz ama de casa. Estudió en Smith College, donde se graduó con honores en 1941 y luego pasó un año en la Universidad de California, Berkeley, estudiando psicología.

Después de esto Betty Friedan trabajó como periodista en Nueva York, donde escribió sobre las leyes de Jim Crow, las cuales son sinónimo de racismo, y el antisemitismo.

El siguiente paso para Betty Friedan fue el matrimonio, tener tres hijos y hacer una carrera como escritora de revistas para mujeres, pues no quería seguir los pasos de su madre; ella quería hacer su propio camino.

En 1957, en el quinceavo aniversario de su graduación del Smith College decidió entrevistar a las mujeres que asistieron a dicha reunión y con dichas conversaciones surgió La mística de la feminidad.

Cuando salió a la venta el libro en 1963, vendió 3 millones de copias y convenció a muchas mujeres de que no estaban solas asfixiándose en sus hogares con una enorme sensación de insatisfacción.

Casi de inmediato, el libro recibió críticas por haber utilizado lenguaje homofóbico, haber hecho comparaciones entre amas de casa y víctimas de campos de concentración y haber omitido a las mujeres negras y de la clase trabajadora en su manifiesto.

Tras reconocer algunas de las deficiencias del libro, Betty Friedan decidió empezar a trabajar en un segundo libro en 1965 pero abandonó ese proyecto cuando varias mujeres le dijeron que se necesitaba una organización que pudiera representarlas.

Con el paso del tiempo dicha idea se materializó y convirtió en la Organización Nacional de Mujeres (NOW, por sus siglas en inglés).

Sin duda alguna, la Organización Nacional de Mujeres es uno de los mayores logros de la carrera de Friedan.

Para muestra un botón. En sus primeros cuatro años, la Organización Nacional de Mujeres hizo esfuerzos extraordinarios para acabar con el sexismo en Estados Unidos, impulsando legislaciones para ayudar a que las mujeres fueran iguales en ámbitos como el empleo y la vivienda.

Pese a la polémica, La mística de la feminidad es un libro que las mujeres más jóvenes deben leer sobre feminismo para inspirarse y que sigan trabajando para alcanzar la igualdad en diversos ámbitos.