Isadora Duncan, la precursora de la danza moderna

Martes 26 de Mayo 08.54 GMT

 

El 27 de mayo de 1877 nació Angela Isadora Duncan, bailarina y coreógrafa estadounidense, considerada creadora de la danza moderna.

Originaria de San Francisco, inició en las artes escénicas junto a su madre pianista, quien abrió una escuela de danza en Oakland.

Fue así como Isadora abandonó sus estudios a los 11 años, para dedicarse de lleno a la escuela de su madre.

Ahí, aprendió de Mozart, Schubert y Schumann, quienes influyeron en su posterior desarrollo artístico, aunque su fascinación por el mar y los movimientos de las olas dieron inicio a su peculiar estilo dancístico.

Tras mudarse a Chicago, Isadora Duncan estudió danza cláisca; sin embargo, un inciendio la obligó a trasladarse a Nueva York donde ingresó en la compañía de teatro del dramaturgo Augustin Daly.

Pero no pasó mucho tiempo para que Isadora y su familia decidieran mudarse a Londres, donde aprendió las expresiones artísticas de la antigua Grecia.

Sus movimientos estuvieron ligados a la visión filosófoca del expresionismo y la búsqueda de la escencia en el interior humano.

De este modo, Isadora Duncan, rompió con la danza clásica abordando temas relacionados a la muerte y el dolor, además de que profundizó en sus estudios dancísticos y literarios.

Revolucionaria y minimalista comenzó a ser reconocida por sus túnicas vaporosas que dejaban adivinar el cuerpo y entrever las piernas desnudas y los pies descalzos de Isadora que bailaba sin maquillaje y con el cabello suelto. contrario a las costumbres de la danza clásica.

Pese al estilo único y exitoso de Isadora en Europa, se enfrentó a la crítica y desinterés de América Latina, lo que provcó que incuso fueran canceladas varias de sus presentaciones.

En esta época, también se enfrentó a la pérdida de sus dos hijos pequeños que murieron en un accidente de automóvil en París.

Isadora Duncan murió en un accidente de automóvil en Niza, la noche del 14 de septiembre de 1927, a la edad de 50 años. Felleció estrangulada por la larga chalina que llevaba alrededor de su cuello, cuando esta se enredó en la llanta del carro en que viajaba.