Alberto Burri, el arte povera como catarsis de la guerra

Viernes 16 de Octubre 12.29 GMT

 

No podía ser de otra forma, Alberto Burri plasmó su experiencia de la Segunda Guerra Mundial en sus obras con grabados que rompen el esquema de lo estético y decorativo.

Alberto Burri nació en Perugia, Italia, en 1915. Estudió medicina. Se alistó en el ejército italiano en 1940 como médico oficial. En 1943 fue apresado en Túnez por soldados ingleses, y llevado preso en el campo de Hereford, Texas, Estados Unidos. Durante su cautiverio comenzó a pintar.

Una vez liberado, en 1946 regresó a Roma y comenzó su trayectoria como artista del expresionismo abstracto, y a probar con técnicas como el “informalismo español” y la “abstracción lírica”.

Alberto Burri utilizó materiales poco convencionales para crear arte, como sacos, maderas, plásticos, piedra pomex (pumita) y alquitrán, entre otros, como en el arte povera.

En la década de los 50, el artista italiano utilizó la técnica del collage, y realizó una serie de cuadros que daban una impresión de ser tridimensionales. la pittura, irriducibile presenza” is on view at the Fondazione Giorgio Cini in Venice

Creó pinturas con madera carbonizada y arpillera, material rugoso para confeccionar sacos, y papel quemado.

En los 60, el excombatiente creó su propio concepto de “metamorfosis”, el cual consistió en transformar materiales que quemó, hundió, carbonizó y aceleró para su deterioro o corrosión. la pittura, irriducibile presenza” is on view at the Fondazione Giorgio Cini in Venice

Así, vinieron cuadros y piezas con relieves, grietas, quemaduras y rugosidades característicos de Burri. La pobreza de sus materiales resultaron en la riqueza de sus obras por su visión crítica y anti decorativa, como lo dicta el arte povera.

Alberto Burri Rosso Plastica, 1962 Plastica, acrilico, combustione su cellote

Sus primeras exposiciones individuales fuera de Italia se llevaron a cabo en Allan Frumkin Gallery en Chicago, y Stable Gallery en la ciudad de Nueva York en la década de los 50.

Se llevaron a cabo varias retrospectivas del artista en ciudades como Roma, Lisboa, Madrid, Los Ángeles, San Antonio, Miwaukee, Nuenva York y Nápoles. El Carnegie Museum of Art en Pittsburgh también organizó una restrospectiva del autor en 1957.

Desde 1981 sus obras se exponen permanentemente en el “Palazzo Albizzini”, en ciudad De Castello, Italia.

Alberto Burri murió en 1995.