Este barco funciona como una sala de conciertos flotante

Martes 28 de Septiembre 09.03 GMT

 

En Londres, los amantes de la música clásica ahora pueden disfrutar de conciertos totalmente diferentes gracias a que una pareja equipó un barco como sala de conciertos, así que mientras se disfruta de una grandiosa presentación también se recorre los canales de la ciudad. 

Masayuki Tayama es el capitán y pianista del Piano Boat, que usualmente es encallado en Uxbridge, en las afueras de Londres.

El barco cuenta con suntuosas paredes de madera en color burdeos, suelo de parqué y acabados de lujo, pero el foco de atención principal se encuentra en la pequeña, pero bien equipada, sala de conciertos flotante ya que esta fue hecha a la medida de un piano de cola Steinway.

En este lugar Tayama presenta a los invitados, quienes se sientan alrededor de él en sofisticadas mesas, programas que incluyen piezas de Beethoven, Schumann y Mozart.

 

Rhiana Henderson, gerente del proyecto y pareja de Masayuki, ha explicado en diversas entrevistas que la idea de construir una sala de conciertos flotante surgió cuando vivían en un diminuto barco con un piano digital que atraía el interés de los transeúntes.

La gran diferencia con la que cuenta Piano Boat es que los asistentes al concierto se sienten en un lugar sumamente íntimo y acogedor, en el que pueden interactuar sin problema alguno con Masayuki Tayama, reconocido pianista desde los 10 años, lo que hace tan especial su experiencia.

 

Para brindar una experiencia única, el barco fue equipado con una potente estufa, aire acondicionado, cuenta con doble cristales y un sistema de sonido envolvente de última generación. La artista Kathryn Webley se encargó de crear piezas únicas para este lugar, por lo que se pensó en absolutamente todo.

En un lapso de dos meses, Piano Boat ha organizado más de una decena de conciertos, lo que muestra que es un gran concepto, uno que hacía falta en Londres.