Las esferas artesanales de Chignahuapan, una tradición navideña

Miércoles 18 de Diciembre 12.21 GMT


Las esferas artesanales de Chignahuapan, una tradición navideña


Chignahuapan, Puebla, es el productor por excelencia de maravillosas esferas navideñas.

Todo comenzó con Rafael Méndez, quien en 1975, instaló el primer taller dedicado exclusivamente a la fabricación de esferas.

A partir de ese momento el pueblo mágico adoptó la hechura de dichas artesanías como propio.

Después de consolidarse como el lugar para conseguir las mejores en el mundo, Javier Tirado abrió El Castillo de la Esfera.

 Ahí se llegan a hacer alrededor de 6 mil ejemplares por día.

Tradición que permanece

 

Actualmente hay registrados aproximadamente 200 establecimientos encargados de fabricar las famosas burbujas de cristal.

Además de ser una de las principales actividades económicas y motor del pueblo, es una tradición que se hereda de generación en generación.

Los artesanos crean estos coloridos adornos de todos los tamaños, modelos y formas.

Es un trabajo delicado que implica aprender la técnica del vidrio soplado, así como pintar a mano cada una.

Los originales diseños abarcan distintas temáticas y motivos.

La competencia no es sencilla, ya que los chinos invaden el mercado con imitaciones de plástico de mucha menor calidad.

Sin embargo, Chignahuapan se mantiene fuerte con encargos que provienen de la Ciudad de México, Estados Unidos, Europa y el mismo Vaticano.

No hay registro exacto de la producción anual, pero estamos seguros que es y seguirá siendo el lugar idóneo para encontrar esferas para todo tipo de gustos.

 

También te puede interesar:

Papel picado: La artesanía mexicana de color, diseño y tradición

Árboles de la vida: De intento de evangelización a obras de arte

Renovarse o morir: La trascendencia del arte huichol