Rafael San Fratello, el equipo que unió a México y Estados Unidos con una instalación

Lunes 25 de Enero 16.00 GMT

 

En julio de 2019, durante 40 minutos, las familias separadas por el muro fronterizo entre México y Estados Unidos se unieron gracias a un trío de balancines colocados por el estudio de arquitectura Rafael San Fratello.

También conocido como el Muro Teeter-Totter, el proyecto se colocó con la intención de fomentar un sentido de unidad en la frontera ante el estricto orden migratorio impuesto por la administración del expresidente Donald Trump.

Dicha instalación fue reconocida como el mejor diseño del año y el mejor diseño de transporte en los premios Beazley Designs of the Year 2020, organizados por el Design Museum de Londres.

El jurado, formado por cinco miembros, entre ellos la diseñadora Camille Walala y Seetal Solanki, fundador de Ma-tt-er, tomó su decisión tras la victoria de Joe Biden en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Descrito por Tim Marlow, director ejecutivo del Design Museum, como “un recordatorio ingenioso y conmovedor de cómo los seres humanos pueden trascender las fuerzas que busca dividirnos”, la idea trazada por los arquitectos Virginia San Fratello y Ronald Rafael nunca recibió un permiso oficial para ser colocado y fue diseñado para ser ensamblado lo más rápido y encubierto posible para esquivar la patrulla fronteriza.

Para poder pasar de contrabando los balancines, el equipo trabajó con el Colectivo Chopeke de México, y así logró deslizar las tablas color rosa entre los listones altos de metal que dividen El Paso en Texas de Ciudad Juárez.

Sobre su premio, San Fratello advitió al sitio Dezzen que “jugar puede ser un acto de resistencia” y destacó: "Vivimos en una época en la que las personas anhelan conexiones significativas y nos gustaría pensar que el tambaleante puede ser un ejemplo de cómo nos unimos para crear equilibrio e igualdad".

El estudio se define como una firma que rompe las convenciones de la arquitectura al abordar los temas que no suelen ser de interés para los arquitectos: “Comenzamos galerías en medio de la nada. Hablamos con personas sin hogar. Apilamos fardos de paja. Jugamos en el barro. Iniciamos corporaciones. Imaginamos una frontera mejor…”.