De pastorcilla a escultura amorfa, Palencia tiene su propio 'Ecce homo'

Viernes 13 de Noviembre 16.19 GMT

 

España lo vuelve a hacer y ahora Palencia tiene su propio desastre de restauración en la calle Mayor.

Mientras mantenía una charla casual con los dependientes de una florería, el pintor Antonio Capel notó que algo faltaba en una de las esculturas que adornaba un edificio emblemático.

Aquella observación delató la mal lograda restauración realizada a la figura en relieve de una pastorcilla, a la cual le intercambiaron sus rasgos delicados por una brutal y novata expresión escultórica.

“Los ojos ni siquiera son simétricos y la boca y la nariz revelan que el autor no era especialista en Bellas Artes”, confió el artista al diario local El País.

El cual informó que la Asociación española de restauradores y conservadores se ha apresurado en destacar que no es un trabajo del cual ellos estuvieran enterados y recalcaron que es un trabajo hecho fuera de los límites del profesionalismo.

Lo que más ha extrañado de este particular trabajo no es solo la ineficiencia de la restauración, sino que nadie se había percatado antes de la hazaña.

 

“Es incomprensible que en un edificio civil tan bonito, de esculturas preciosas, hagan esto”, remató el pintor al abordar sobre el descubrimiento.

Dicho hallazgo recuerda a la fallida restauración que se realizó a la pintura Ecce Homo de Borja, una pequeña pintura localizada en el Santuario de Misericordia en una provincia de Zaragoza, España.

Misma que sufrió un cambio notable tras el intento de restauración que hizo la aficionada a la pintura: Cecilia Giménez, en 2012.