Yves Klein, el neodadaísta que inventó su propio color

Martes 28 de Abril 08.33 GMT

 

El 28 de abril de 1928 nació Yves Klein, artista francés representante del movimiento neodadaísta y uno de los fundadores del Nuevo Realismo.

Hijo de padres pintores, estudió en la Escuela Nacional de la Marina Mercante, y en la Escuela Nacional de Lenguas Orientales, donde comenzó a practicar judo.

Fue así como se hizo amigo del artista Arman Fernández y el cantante Claude Pascal, con quienes comenzó a pintar además de que compuso su primera Sinfonía monótona (1947).

Años más tarde, Yves Klein viajó a Italia, Gran Bretaña, España y Japón. Durante su estancia en el país asiático, practicó judo, el cual tuvo un papel importante en su arte, ya que utilizaba las técnicas aprendidas para pintar.

Sin embargo, se instaló en París donde recibió una exposición individual en el Club des Solitaires. Sus pinturas monocromas se mostraron en la Galerie Colette Allendy, París.

El periodo azul

En 1957, Yves Klein entró en su periodo azul, realizando una doble exposición de su obra en la Galerie Iris Clert y la Galerie Colette Allendy, ambas en París.

Un año después vació la Galería Iris Clert, para pintar las paredes de blanco y presentar el vacío del espacio como una obra de arte en la innovadora exposición conceptual The Void.

Con sus serie las Antropometrías, grabó las impresiones gestuales y la energía física del cuerpo. Pero lo que finalmente lo llevó a la fama fue sin duda la creación del azul.

De este modo Yves Klein patentó en 1960 el International Klein Blue (IKB), un color de pintura que creó con la ayuda de un minorista de productos químicos.

Para desarrollarlo, se inspiró en la búsqueda de un tono azul que desbloqueara efectivamente el vacío infinito del espacio, erradicando la división de la tierra y el cielo.

Klein recibió una retrospectiva en el Museo Haus Lange, Krefeld, Alemania Occidental, y su primera exposición individual en los Estados Unidos en la Galería Leo Castelli, Nueva York.

Poco antes de su muerte, Yves Klein apareció en la película Mondo Cane, en 1962. Murió el 6 de junio de 1962 en París, de un ataque al corazón poco antes del nacimiento de su hijo.