Falleció Freddie Redd, el gran pianista de jazz

Viernes 19 de Marzo 09.35 GMT

 

El pianista y compositor Freddie Red, quien disfrutó de una sólida y ascendente trayectoria en la década de los 50 y parte de los 60 en el mundo del jazz, falleció a los 92 años.

Red mantuvo por varios años un perfil bastante bajo ya que no le gustaba ser el centro de atención. Debido a esto había lapsos de tiempo en los que resurgía de su aislamiento y simplemente retomaba sus apariciones, pero luego simplemente se esfumaba.

El artista es conocido, dentro y fuera del circuito de jazz, por componer la música de The Connection, una obra de teatro off-Broadway producida por Jack Gelber en 1959.

Años después la historia fue adaptaba para que llegara al cine de la mano de Shirley Clarke, así que The Connection mostraba un retrato de la vida de los adictos a la heroína. Redd y saxofonista Jackie McLean aparecieron en la producción teatral, la película y la banda sonora.

El álbum de The Connection fue el primero que aclamó la crítica y de ahí su fama se catapultó.

El no haber estado en el circuito de jazz de forma regular, permitió a Redd que su estilo evolucionara sin preocuparse mucho por las tendencias populares.

Freddie Redd nació en Nueva York y se convirtió en músico profesional en 1949 después de haber trabajado una temporada en el ejército de Estados Unidos.

 

Sus primeros colaboraciones las realizó con Oscar Pettiford, Coleman Hawkins, Cootie Williams, Charles Mingus, Sonny Rollins, Art Blakey y Gene Ammons.

Como parte de la escena de jazz de Harlem a finales de la década de los 40 y 50, Redd tocó regularmente con Jackie McLean, Sonny Rollins y Art Taylor, miembros de la segunda generación de be-boppers de Nueva York.

En 1963, Freddie Redd se fue la ciudad de Nueva York a la costa oeste de EU y luego pasó una temporada en México para finalmente regresar a su ciudad natal.

Los siguientes años, Redd vivió en Berlín, París, Ámsterdam y otros lugares, mientras grababa con regularidad.

Finalmente, hace 10 años el pianista decidió mudarse a Baltimore y establecerse ahí, además de tener presencia en Washington, donde tocó con otros músicos como el saxofonista Brad Linde.