Louis Armstrong, uno de los padres fundadores del jazz

Martes 04 de Agosto 10.00 GMT

 

El 4 de agosto de 1901 nació Louis Armstrong, trompetista, cantante y director de jazz estadounidense, considerado uno de los más importantes de este género.

Apodado Satchmo o Pops, creció en Nueva Orleans donde trabajó para una familia judía que lo motivó a acercarse a la música, regalándole su primera trompeta.

Fue así como dejó atrás la delincuencia y comenzó tocando con varios grupos en Chicago, inspirado en Bunk Johnson, Buddy Petit y Joe King Oliver.

Este último, lo invitó como segundo cornetista de Creole Jazz Band, donde conoció a la pianista Lilian Hardin, con quien se casó en 1924.

Su fama llegó pronto a oídos de otros músicos, por lo que tras instalarse en Nueva York, el mejor director de orquesta afroamericano del momento, Fletcher Henderson, le ofreció un contrato para que se uniese a su banda, la Fletcher Henderson Orchestra, la principal banda afroamericana de la época.

Armstrong se cambió a la trompeta y debutó con ella el 29 de septiembre de 1924 en el Roseland Ballroom de Nueva York.

A la par, grabó de manera independiente y con los mejores cantantes de blues como Bessie Smith, aunque también influyó en el jazz de Nueva York.

 

 

Marcando la historia del jazz

 

En 1925 regresó a Chicago donde debutó con la creación de dos formaciones llamadas Hot Five y Hot Seven, produciendo éxitos como Potato Head Blues, Muggles y West End Blues.

 

 

 

 

El trabajo de Armstrong con ambos grupos se convertiría en clásico dentro de la historia del jazz, siendo enormemente influyente y reinterpretado.

Junto a las big bands de Erskine Tate y Carroll Dickerson, Louis Armstrong brilló por su virtuosa manera de tocar la trompeta y cantar.

De este modo viajó y se presentó en Estados Unidos y Europa, trascendiendo como figura del jazz y la industria del entretenimiento en general.

En 1930 debutó en el cine con la aparición en la película Exflame (1930), año en que también se separó de Lilian Hardin.

 

 

Louis Armstrong continuó con el éxito, por lo que sus giras en Europa se extendieron y motivaron a escribir su autobiografía Swing that music.

En los años siguientes se casó al menos dos ocasiones más y participó en la realización de Swingin' the dream, una versión de El sueño de una noche de verano de William Shakespeare en clave de jazz.

Hacia 1947, Armstrong redujo su banda a cinco instrumentos con lo que nació All Stars, volviendo así al estilo Dixieland que lo había hecho famoso al principio de su carrera.

Tras grabar más de 30 películas, grabó en 1964 el que sería su tema más vendido: Hello, Dolly, matrial que le valió un premio Grammy al Mejor Cantante masculino y una nominación a Mejor Disco del año.

 

 

Los últimos años de su vida los vivió tocando y con afecciones de corazón, tales como dos ataques cardiacos.

Murió el 6 de julio de 1971, mientras dormía por complicaciones de su corazón, casi un mes antes de cumplir 70 años de edad.