Ella Fitzgerald: la Primera Dama del jazz

Lunes 01 de Junio 17.56 GMT

 

Ella Jane Fitzgerald (1917-1996) apodada Lady Ella, la Reina del jazz y la Primera Dama de la canción dejó huella en el mundo del música y junto a Sara Vaughan y Billie Holiday, está considerada como una de las cantantes más influyentes de la historia del jazz.

El repertorio de Ella no se concretaba al jazz, también incluía swing, blues, bossa nova, samba, góspel, calypso, pop, entre otros.

Estaba dotada de un rango vocal de tres octavas que destacaba su clara y precisa vocalización y su capacidad de improvisación, sobre todo en el scat, técnica que desarrolló en los años cuarenta y que anunció el surgimiento del bop.

Su concepción de la canción melódica, en paralelo a la obra de Frank Sinatra, dejó huella en los años cincuenta con sus versiones de los temas de grandes compositores de la canción popular estadounidense como Duke Ellington, Cole Porter, Johnny Mercer, entre otros.

Debutó como cantante a los 17 años, en 1934 en el Harlem Apollo Theater de Nueva York, ganando el concurso Amateur Night Shows con la canción Judy.

Tras colaborar con la banda de Tiny Bradshaw, Ella se integró en 1935 a la orquesta de Chick Webb, cantando en el Savoy Ballroom de Harlem.

Grabó una serie de éxitos con la orquesta, entre estos If You Can’t Sing It, You’ll Have to Swing It.

En 1938 alcanzó la fama con la grabación de su versión de la canción de cuna A Tisket a Tasket.

En su haber dejó grandes grabaciones con Louis Armstrong, Count Basie, Duke Ellington y también temas en solitario.

Tras fallecer Chick Webb (1939), la banda continuó la gira con el nombre de Ella Fitzgerald and Her Famous Orchestra, aunque dos años más tarde, la cantante decidió disolver la agrupación por el esfuerzo que le implicaba cantar a diario y dirigir al grupo.

En 1941 arrancó su etapa como solista y en 1946 empezó a cantar con regularidad en los conciertos de Norman Granz Jazz at the Philharmonic. Un gran cambio se produjo en su estilo durante este periodo, adoptando el bebop como su nueva forma de canto.

Sus grabaciones de Lady Be Good, How High the Moon y Flying Home se hicieron muy populares.

Para 1955 firmó con el sello Verne de Norman Granz, época en la que grabaría los famosos Song Books de los grandes de la música como Cole Porter, Jerome Kern, entre otros.

En 1960 grabó su concierto en Berlín, que posteriormente se convirtió en el disco más importante para Verve.

¿Sabías que?

Ella fue ganadora de 14 premios Grammy, incluyendo el Grammy a toda su carrera.