Cannonball Adderley y su inigualable hard bop

Miércoles 15 de Septiembre 09.30 GMT

 

Julian Edwin Adderley, mejor conocido como Cannonball Adderley, fue uno de los más grandes saxofonistas del jazz, en específico del hard bop.

Su importancia radica en que fue uno de los pocos saxofonistas que lograron encontrar su propia voz y estilo tras la sombra de Charlie Parker y precisamente por eso es considerado como su heredero más renovador.

Debido a esto fue que pudo trabajar junto a Miles Davis, uno de los mejores trompetistas de todos los tiempos.

Cannonball formó parte del quinteto del trompetista Miles Davis cuando esta agrupación estaba disfrutando de uno de sus momentos cumbres ya que fue cuando grabó el imperdible y ya clásico disco Milestones junto a Paul Chambers en bajos, John Coltrane en saxo tenor, el pianista Red Garland y el baterista Philly Joe Jones.

 

También participó en la grabación de uno de los discos más importantes de la historia del jazz, Kind of Blue, con Davis, Chambers, Coltrane, además de Jimmy Cobb en la batería y Wynton Kelly y Bill Evans en el piano, dándole a esta agrupación tan importante su sonido característico del sax alto.

El ascenso de Cannonball en el mundo del jazz fue meteórico, lo que, hasta cierto punto, resultó fantástico, pues murió a una temprana edad, cuando tenía tan solo 46 años.

Nació un 15 de septiembre de 1928 en Tampa, Florida, donde pasó más de la mitad de su vida y se preparó para ser una gran estrella del jazz.

 

 

 

Cannonball, el apodo con el que se hizo famoso, proviene de su infancia cuando, según su propia familia, su apetito voraz hacía de él un pequeño caníbal y precisamente de ese juego de palabras salió la palabra. 

Su carrera despegó luego de que realizara un viaje a la ciudad de Nueva York y por casualidad acudiera una noche al Cafe Bohemia, en Greenwich Village.

Por azahares del destino esa noche tocaba la banda de Oscar Pettiford, un reconocido bajista, pero a su saxofonista, Jerome Richardson, se le hizo tarde y Cannonball Adderley lo cubrió brillando como nunca antes lo había hecho en un escenario.

 

Al día siguiente, todo mundo en la industria del jazz de Nueva York hablaba del talentoso Cannonball y antes de que terminara la semana ya había firmado un contrato de grabación exclusivo con Emarcy Records. 

En menos de un mes después de su llegada casual a NY, Cannonball Adderley ya había grabado su primer álbum y el resto es historio pues hasta el día de hoy su inigualable ritmo sigue siendo recordado.