Selva Almada logra ser finalista del Premio Vargas Llosa

Viernes 03 de Septiembre 09.13 GMT

 

La escritora Selva Almada sumó un nuevo reconocimiento al quedar seleccionada entre los finalistas del IV Premio Vargas Llosa con su novela No es un río.

En dicho libro Almada, de 48 años, indaga en el universo masculino a través de los pactos y alianzas entre varones, la memoria del recuerdo de un amigo muerto y los conflictos entre locales y foráneos del monte y el río.

Selva llegó a la recta final del concurso con la escritora mexicana Carmen Boullosa, quien escribió El libro de Eva; la española Rosa Montero, autora de La buena suerte; el chileno Alejandro Zambra, con Poeta chileno y el colombiano Juan Gabriel Vásquez quien dio vida a Volver la vista atrás.

El jurado, presidido por la cronista y escritora Leila Guerriero, emitirá su fallo final durante la IV Bienal de Novela Mario Vargas Llosa, a realizarse en Guadalajara, México, del 23 al 26 de septiembre.

 

El evento se realizará en el Conjunto Santander de Artes Escénicas y el escritor Mario Vargas Llosa participará en la premiación.

El premio es impulsado por la Cátedra Vargas Llosa junto a la Fundación Universidad de Guadalajara y está dotado de $100 mil dólares para el ganador.

 

 

Hasta ahora, ningún narrador argentino ha logrado ganarlo: la primera edición, en 2014, la ganó el escritor español Juan Bonilla con Prohibido entrar sin pantalones; en 2016, la obra Si te vieras con mis ojos del chileno Carlos Franz, y en 2019 -la primera edición realizada en Guadalajara- ganó The Night (Alfaguara), del venezolano Rodrigo Blanco Calderón.

 

No es un río, novela publicada por Penguin Random House, es una novela imperdible debido a que habla sobre la amistad y el conflicto, sobre los vínculos entre amigos, amantes, madres e hijas, tíos, vecinos y conocidos. 

La historia habla del amor, pero también explora los vínculos entre varones en parajes de provincia, rurales, inhóspitos o naturales.