La trascendente obra del poeta universal, Mario Benedetti

Lunes 14 de Septiembre 13.32 GMT

 

José Emilio Pacheco dijo de Mario Benedetti: “No queda en nuestro vocabulario un término capaz de abarcar una actividad como la de Benedetti. Poeta, novelista, cuentista, crítico, ensayista, desafía cualquier intento de clasificarlo”. Así, con una obra tan basta como diversa, el poeta es recordado en todas partes del mundo por el centenario de su nacimiento.

Originario de la ciudad uruguaya Paso de los Toros, Mario Orlando Hardy Hamlet Brenno Benedetti, quien nació el 14 de septiembre de 1920, publicó, de manera independiente, su primer poemario a la edad de 25 años.

Con ello sentaría las bases de su prolífica carrera literaria que continuaría incluso después de su muerte, el 17 de mayo de 2009, con la publicación de dos libros póstumos y numerosas compilaciones.

Como Biografía para encontrarme, una selección de 72 poemas inéditos, A imagen y semejanza, antología de cuentos, o Notas perdidas (Sobre literatura, cine, artes escénicas y visuales, 1945-1965).

 

El ímpetu poético de Mario Benedetti, a la par que su evolución personal, cobró forma y seguridad a lo largo de más de una década entre 1945 y 1958.

Época en la que formó parte del directorio y colaboradores de la revista Número, y en la cual se gestó su primera novela Quién de nosotros y Poemas de la oficina.

La siguiente década, hasta mediados de los sesenta, representa para el dramaturgo una semilla de madurez literaria que daría frutos en los siguientes años.

Fue en este tiempo que verían la luz tres libros imprescindibles: Montevideanos, Literatura uruguaya Siglo XX, y La Tregua, la obra más editada y traducida de Benedetti.

 

El exilio y consolidación del encantador polímata

Para principios de los setenta, Benedetti ya era considerado un polímata por su impecable capacidad de abordar la literatura desde diferentes flancos.

A partir de 1973, debido al Golpe de Estado en Uruguay, Benedetti escribió el poemario La casa y el ladrillo y Primavera con una esquina rota.

Esto, luego de una inolvidable etapa de exilio que lo obligó a alojarse en Argentina, Perú, Cuba y España.

Una vez restaurada la democracia, Benedetti regresó a su país natal para avocarse a su quehacer literario dedicado a la crítica literaria, colaboraciones periodísticas, poesía y narrativa.

 

La poesía del nuevo milenio

Durante la década de 1990 y principios del siglo XXI, Benedetti recopiló su selección de poesía más aclamada, Las mujeres, el amor y la vida y gestó Andamios e Inventario Tres.

De su última etapa de vida y como creador, surgieron dos publicaciones entretejidas con versos: Insomnios y duermevelas y Existir Todavía.

En 2002, siete años antes de su fallecimiento, el poeta realizó junto al cantautor Daniel Viglieti la presentación Concierto a dos voces en el cine La Esperanza de Alicante.

Un espectáculo que realizaron por primera vez en 1985 y del cual se generaron varias recopilaciones, en el que el canto y la poesía de los dos magistrales uruguayos se hermanaron hasta la eternidad.

La importancia de Mario Benedetti para la cultura y la literatura universal radica en la capacidad del autor para derribar barreras intelectuales y cosechar poesía en todas las aristas de la sociedad.