Comparte tu arte: luz y furia en los lienzos de Rubén Rodrigo

Lunes 09 de Noviembre 05.56 GMT

 

Considerado uno de los máximos representantes del arte abstracto actual en España, Rubén Rodrigo Silguero (Salamanca, 1980) logra trastocar los sentidos a través de la plástica y los colores vibrantes.

Admirador del fotógrafo Robert Mapplethorpe, el artista afirma que la pintura llegó a él como una revelación, casi religiosa y espiritual, cuando vio por primera vez la obra Cristo crucificado (1632) de Diego Velázquez en el Museo del Prado.

De la cual, admite, lo que robó su atención fue la profundidad de los tonos verdes utilizados como fondo, que le permitieron entender el poder del color en las emociones.

“La pintura que me emociona, la pintura en la que yo creo y la pintura que yo hago es la relacionada con el color. El color como agente químico, como agente físico y como agente cultural: más líquido, más sólido, más espeso, más opaco…”, declaró Rodrigo durante una conversación con el cineasta Miguel Trejo.

Trejo, realizó el documental corto Los caprichos de la memoria para mostrar el proceso creativo del pintor salmantino.

De este modo, Rubén Rodrigo explica que el color, en su contexto físico, se entiende cuando colocamos una obra frente a un espectador y observamos cómo afecta a los órganos perceptivos y llega a nuestro cerebro.

Así, el pintor formó su primera exposición en 2020, bajo el título La luz y la furia, con la que se ha acomodado en varias colecciones alrededor del mundo, una de ellas es la de la galería colombiana El Museo.