En memoria de Isao Takahata, creador de 'Heidi' y los estudios Ghibli

Jueves 29 de Octubre 09.44 GMT

 

Íntimo amigo y eterno cómplice de Hayao Miyazaki, Isao Takahata fue un perpetuo imaginante que hizo de la animación un lenguaje universal.

De nacionalidad japonesa, Takahata llegó al mundo un 29 de octubre de 1935 en la ciudad de Ise, y se desempeñó como guionista, director de cine y productor de películas y series animadas.

“En 1963, cuando Paku-san tenía 27 años y yo 22, nos conocimos. Al anochecer, estaba esperando el autobús a Nerima en una parada y llegó un joven caminando hacia mí por la carretera, él parecía amable e inteligente… Ese fue el momento en que conocí a Isao Takahata, más tarde conocido como Paku-san”, recordó Miyazaki al conmemorar el fallecimiento de su inseparable compañero, con quien fundó los míticos estudios de animación: Ghibli.

Egresado de la Universidad de Tokio en la carrera de literatura francesa, Takahata quedó fascinado por la cinematografía a partir de la película Le Roi et l'Oiseau. 

 

Una historia de dibujos animados basada en el libro La pastora y el deshollinador de Hans Christian Andersen.

Fue a partir de entonces que decidió explorar las posibilidades narrativas del universo animado y se incorporó como asistente de dirección en Toei Animation, el gigante japonés de animación.

Hacia 1968 dirigió su primera película Las aventuras de Hols: Príncipe del sol, y entre 1974 y 1978 colaboró en el estudio Nippon Animation —especializado en realizar series de televisión inspiradas en clásicos de la literatura infantil—, en donde realizó la legendaria caricatura Heidi, la niña de los Alpes.

De finísima sensibilidad para trascender los límites de la realidad y la ficción a través de las emociones, los dibujos y el ritmo, Isao Takahata imprimió su maestría para adaptar obras literarias en otras series como Marco (1976) y Ana de las tejas verdes (1979).

Esta última, basada en el libro homónimo de la escritora canadiense Lucy Maud Mongomery, cuya historia es considerada pionera del empoderamiento femenino.

Al independizarse en 1985 con la apertura de los Estudios Ghibli, Takahata creó junto a Miyazaki algunos de los ejemplares más sobresalientes del cine animado: La tumba de las luciérnagas (1988), Recuerdos del ayer (1991), Pompoko (1994), Mis vecinos los Yamada (1999) y El cuento de la princesa Kaguya (2013).

 

Productor de las cintas Nausicäa: Guerreros del Viento (1984), El Castillo en el cielo (1986), y Nicky, la aprendiz de bruja (1989), Isao Takahata se caracterizó por prestar especial atención los detalles y retratar la importancia de lo cotidiano frente al torbellino voraz de un sistema que osa de capitalizar el tiempo y la vida.

Enfermo de cáncer de pulmón, el artista murió el 5 de abril de 2018 en Tokio.

Al respecto, Miyazaki sentenció, en el primer discurso público que ofreció tras el deceso de su amigo: “La forma en la que Paku-san vivía era exactamente como nosotros queríamos vivir. Gracias, Paku-san. Nunca me olvidaré de ti, que me hablaste en la parada de autobús después de la lluvia”.