Voltairine de Cleyre, la anarquista y feminista que revolucionó su tiempo

Lunes 09 de Diciembre 13.36 GMT


Voltairine de Cleyre, la anarquista y feminista que revolucionó su tiempo


Voltairine de Cleyre fue escritora, poeta, ensayista y periodista, que nació el 17 de noviembre de 1866, en Chicago.

Su padre admiraba a Voltaire, así como el libre pensamiento, por lo decidió nombrar así a su hija, a quien enseñó a leer y escribir en inglés y francés.

Fue así como Voltairine mostró talento para las letras desde temprana edad.

Aunque después se separarían, ya que su progenitor la ingresaría en el Convento de Nuestra Señora del Lago Huron en Canadá.

Ahí, la joven escapó un año después y fue obligada a volver, hasta que en 1883 lo dejaría definitivamente.

De esa experiencia se alejó completamente de la religión por considerarla una forma de represión. Así, se convirtió en atea.

Cuentan que su gran amor fue Dyer D. Lum, el suicidio de aquel hombre la marcó de forma definitiva.

Después conoció a James B. Elliot, con quien tuvo a su único hijo, Harry, el 12 de junio de 1890.

Se negó a vivir en pareja por lo que Elliot partiría con el niño hacia Filadelfia; fueron pocas las veces que se volvieron a ver.

Sin embargo, Harry llamaría a su primogénita con el nombre de su madre.

La rebelde anarquista 

 

Libre y rebelde escribió folletos, artículos, y ensayos.

Se consideraba individualista, ya que defendía el derecho a la propiedad privada y competencia, pensaba que se podía prescindir del Estado.

Sus escritos cada vez se volvieron más anarquistas. Se volcó hacia temas como la lucha de clases, abolición de la pobreza, detestar las diferencias de genero, y más.

Falleció el 20 de junio de 1912 y en su tumba se lee: He muerto como viví, como un espíritu libre, sin deber ninguna lealtad a las leyes, ni a las terrenales ni a las divinas.

Después de esto sus textos se olvidarían, y no fue sino hasta los años 60, que se rescataron con el movimiento feminista.

 

También te puede interesar:

Manuel Acuña el poeta que truncó su vida… pero no su obra

 Oscar Wilde: La redención del genio que fue tratado como paria

Lope de Vega, el enamoradizo ‘Fénix de los ingenios’