Juan José Arreola: Un apasionado de las letras, el teatro y las artes

Lunes 23 de Septiembre 14.47 GMT


Juan José Arreola: Un apasionado de las letras, el teatro y las artes


Juan José Arreola es sin duda, uno de los escritores fundamentales en la historia de la literatura mexicana.

A lo largo de su carrera, también fue un destacado académico y editor que nació el 21 de septiembre de 1918.

Originario de Zapotlán el Grande, hoy Ciudad Guzmán, Jalisco, fue el cuarto de 14 hijos.

En 1930, trabajó como encuadernador, pero años más tarde se mudó a la Ciudad de México.

Ahí, estudió en la Escuela Teatral de Bellas Artes y comenzó su carrera como actor de radionovelas de la XEQ.

Las letras como estandarte

 

En 1939, regresó a Zapotlán tras abandonar la escuela y realizar una fallida gira con Rodolfo Usigli en la compañía Teatro de Medianoche.

Fue así como publicó su primer cuento Sueño de navidad en la revista El vigía. Con ello, vendría también el primero de sus escritos reconocidos Hizo el bien mientras vivió (1943).

A la par, Arreola impartió clases de teatro y continuó con sus escritos en el periódico El Occidental.

Se trasladó a París en 1944, luego de entrevistar al actor Louis Jouvet, quien le ofreció una beca del Instituto Francés de la América Latina.

Allá asistió a diversos espectáculos teatrales, pero regresó a México por cuestiones de salud y depresión.

En 1946, trabajó como traductor, redactor y corrector en el Fondo de Cultura Económica.

Tradujo La isla de Pascua (1950) de Alfred Mátraux, El cine: su historia y su técnica (1950) de George Sadoul.

El arte teatral (1951) de Gastón Baty y de Chavance, El arte religioso del siglo XII al siglo XVIII (1952) de Émile Male y más.

Además, conoció a Daniel Cosío Villegas, quien publicó Varia Invención (1949), primer libro de Arreola editado bajo la colección Tezontle.

Un maestro con pasión

 

Arreola también trabajó en el Colegio de México, a la par que escribió su obra maestra Confabulario (1952).

Por ella, recibió el Premio Jalisco de Literatura, el Premio del Festival Dramático del Instituto Nacional de Bellas Artes y el Premio Xavier Villaurrutia.

Tras su salida del Fondo de Cultura Económica, recibió la propuesta de dirigir una compañía teatral de la UNAM.

Fue así como también se hizo cargo de La Casa del Lago, por petición de Nabor Carrillo, entonces rector de la UNAM.

La Casa del Lago inaugurada el 15 de septiembre de 1959, se convirtió en un importante centro cultural de los 60.

Sin embargo, Arreola fue destituido de la dirección de La Casa del Lago con el cambio de rector.

Por ello impartió clases en la escuela de Teatro del INBA y en el Centro Mexicano de Escritores.

En 1964, dirigió la colección El Unicornio, y se inició como profesor en la UNAM.

Años más tarde publicó la edición de Bestiario, que completaba la serie iniciada en 1958, con Punta de plata.

Su paso por las letras y artes fue reconocido con el Premio Nacional en Letras (1979).

El Premio Juan Rulfo (1992), el Alfonso Reyes y el Premio Ramón López Velarde.

El 3 de noviembre de 2001, murió a los 83 años en su casa en Jalisco, tras ser víctima de una hidrocefalia,