Oscar Wilde: La redención del genio que fue tratado como paria
20347
post-template-default,single,single-post,postid-20347,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,qode-news-2.0.1,qode-quick-links-2.0,aawp-custom,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Oscar Wilde: La redención del genio que fue tratado como paria

Oscar Wilde es uno de los escritores más reconocidos y destacados internacionalmente.

De personalidad excéntrica abordó cuentos, novelas, poemas, obras de teatro y ensayos.

Nació un 16 de octubre de 1854 en Dublín, su madre Jane Francés Agnes Elgee o mejor conocida como lady Jane Wilde fue poetisa.

Desde pequeño mostró una sed profunda de conocimiento, así como un talento sobresaliente en letras. Pronto tuvo fluidez en francés y alemán.  

Wilde gustaba de viajar, dicha actividad lo nutría personal y profesionalmente.

El poeta y periodista triunfó con distintos textos ya que en ellos vertía una maestría extraordinaria en dicho quehacer. 

Entre sus obras más importantes se encuentran: El retrato de Dorian Gray, La importancia de llamarse Ernesto y Salomé.

Su obra se distinguía por un ingenio punzante, además de ir en contracorriente de sus contemporáneos.

Uno de los más grandes representantes del esteticismo falleció un 30 de noviembre de 1900 en pobreza y sin el reconocimiento que gozó algún día.

El repudio

 

Oscar Wilde contrajo matrimonio con Constance Lloyd con quien tuvo dos hijos: Cyril y Vyvyan.

En 1895 en la cima de su carrera el marqués de Queenberry lo acusó de homosexualidad, debido a un amorío que sostuvo con el escritor Alfred Douglas.

Wilde por su parte comenzó un proceso difamatorio en su contra, el cual no prosperó.

Fue declarado de indecencia grave y sentenciado a dos años de prisión, así como trabajos forzados.

Poco valieron las peticiones de los principales círculos literarios para disminuir o anular su condena, cumplió por completo su encierro.

En ese momento la intolerancia sexual en Gran Bretaña y Europa era sumamente grave.

Durante su estancia en prisión su mujer cambió de apellido, al igual que sus hijos por Holland. Y al estar libre le prohibieron acercarse a ellos.

Después del escándalo su suerte cambió ya que ninguna editorial deseaba tratos con Wilde.

Decidió cambiar su nombre y apellido por Sebastian Melmoth y emigró a París, lugar en el que permanecería hasta su muerte.

Sus últimos años los vivió en la precariedad económica, una salud deteriorada y problemas de bebida.

En este tiempo, Wilde también tuvo un acercamiento importante hacia el catolicismo.

Una de las ultimas piezas que escribió fue La balada de la cárcel de Reading.

Actualmente Oscar Wilde es uno de los autores más leídos y consultados.

 

También te puede interesar:

Lope de Vega, el enamoradizo ‘Fénix de los ingenios’

Voltaire, el pensador polémico que defendió valores esenciales

Rodolfo Usigli, el dramaturgo incómodo del México posrevolucionario

Sé tú mismo, el resto de los papeles ya están tomados

Oscar Wilde

Imagen animada de publicidad 'comparte tu arte'
No Comments

Post A Comment