Mujeres controversiales que hicieron historia

Martes 10 de Marzo 13.55 GMT

 

Independientes, valientes y adelantadas al tiempo en que vivían, muchas mujeres en la historia han dado de qué hablar por su fuerza, apertura y pensamiento liberal, cualidades que rompieron los estándares establecidos de su época.

Mujeres Samurái

Durante el periodo Edo (1603-1868) de la historia de Japón  surgió el grupo de las onna bugeishas, mujeres samurái que se ganaron el respeto y el reconocimiento.

Desde pequeñas, eran instruidas en las artes marciales y dominaban el uso de armas como la naginata, la katana y la arquería para que, cuando fueran adultas, pudieran defender sus haciendas y a sus familias mientras los hombres se encontraban fuera.

Pese a lo machista y tradicionalista de la sociedad japonesa, este grupo de valientes mujeres jugaba un papel relevante en el desarrollo cultural y militar e incluso con un poder similar al que poseían los varones de la época.

En el hogar también jugaron un papel fundamental, administraban las finanzas y educaban a los hijos en los ideales del samurái.

Alguna de las más representativas

  • Emperatriz Jingu (c.169 - 269 A.D) dirigió la invasión a Corea, regresando victoriosa tres años después.
  • Nakano Takeko (1847-1868) Experta en artes marciales, en la Batalla de Aizu dirigió un grupo de combatientes femeninas.
  • Yamakawa Futaba (1844-1909) Defendió el Castillo Tsuruga en la Guerra Boshin. Tras sobrevivir a la guerra, mejoró la educación de mujeres y niñas en el Japón.

 

Mata Hari

Adelantada a su época, Mata Hari pasó a la historia luchando por ser una mujer independiente y libre.

Margaretha Geertruida Zelle, mejor conocida como Mata Hari fue una famosa bailarina, cortesana y espía neerlandesa que triunfó en Europa con sus danzas brahmánicas y orientales.

Tuvo dos hijos, uno murió envenenado y más tarde perdió la custodia de su hija menor luego que su exmarido la acusara de llevar una vida libertina.

Para sobrevivir, realizó algunos intentos como modelo desnuda de artistas; más adelante y confiada en sus conocimientos orientales se hizo pasar por una supuesta princesa de Java de nombre Mata Hari.

A partir de ahí, vivió en París ejerciendo como cortesana y bailarina exótica y protagonizando espectáculos de strip-tease que le dieron cierto renombre. Sus números causaron gran revuelo por la carga erótica que Mata Hari les imprimía. 

Gracias a toda la historia que envolvía a su personaje, tuvo romances secretos con numerosos funcionarios militares e incluso políticos de alto nivel.

Fue así como en 1914, con el inicio de la Primera Guerra Mundial y viéndose obligada por la crisis comenzó a trabajar como espía para Alemania. 

Georges Ladoux, oficial del contraespionaje francés la mantuvo secretamente vigilada, seguro de su actividad como espía a favor del enemigo y quien le tendió una trampa para poderla entregar a autoridades francesas.

En 1917 fue sometida a juicio, declarada culpable de espionaje y alta traición sin pruebas concluyentes y posteriormente ejecutada.

Svetlana Allilúyeva

Svetlana Allilúyeva (1926-2011) la única hija mujer que tuvo Stalin pasó a la historia tras huir de la Unión Soviética y pedir asilo político en Estados Unidos.

Hija del segundo matrimonio de Stalin, Svetlana sufrió por el autoritarismo de su padre.

A los 17 años se enamoró del guionista de cine judió Alekséi Kápler, de 40 años, quien fue exiliado durante diez años a la ciudad polar de Vorkutá por órdenes de Stalin.

La desaprobación a las relaciones amorosas de Svetlana continuó, incluso, en 1953, cuando ya había fallecido su padre, por eso decidió cambiarse el apellido. 

Tiempo después, Svetlana se enamoró de Brajesh Singh, un comunista indio, relación que, de nueva cuenta, le fue prohibida.

En 1966, Singh murió y Svetlana pidió permiso para viajar a India a verter sus cenizas, acción que aprovechó para acudir a la embajada de Estados Unidos para pedir asilo político.

Una vez que logró llegar a Estados Unidos, la hija de Stalin denunció en una conferencia de prensa los excesos cometidos por el gobierno soviético.

La partida de Svetlana desencadenó una crisis política.

Ya establecida en Estados Unidos, se casó con William Wesley Peters, con quien tuvo una hija llamada Olga.

Murió el 22 de noviembre de 2011 por un cáncer de colon en el condado de Richland, Wisconsin, Estados Unidos.

 

También te puede interesar:

Las mujeres artistas que reflexionan y combaten el relato de la historia

Mujeres que levantaron la voz por causas justas

 5 mujeres esenciales de la música clásica olvidadas por la historia