Takis y el poder del electromagnetismo

Miércoles 07 de Abril 08.33 GMT

 

Takis creció a la sombra de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Civil griega, sin medios para poder pagar una educación artística formal, por lo que se obligó a formarse a sí mismo a través de un plan de estudios variado que incluía filosofía, poesía, ciencias y artes, así como con su fanatismo al escultor suizo Albero Giacometti y a las esculturas griegas antiguas.

Siempre raspando los límites de la escultura tradicional, las primeras obras de Takis fueron esculturas alargadas de figuras en metal fundido y yeso.

Para 1954, cuando se mudó a Francia, fue introducido al trabajo de vanguardia de Yves Klein y Jean Tinguely, y desarrolló sus propias esculturas en forma de antenas y representaciones de vanguardia; primero con su serie Señales, una serie de esculturas que incluirían motores, bombillas y fuegos artificiales, y posteriormente con sus Musicales o Música de las Esferas, donde los objetos chocan o se rozan entre sí para crear paisajes sonoros atmosféricos que llenan el aire de las salas de exposición.

Durante este período fértil, Takis buscó materiales que le permitieran canalizar la energía, el cosmos y las fuerzas de la naturaleza a través de su arte. Él mismo mencionaba que la energía era el tema principal de su trabajo: "Sé cómo usar la energía... y quiero concentrar toda mi energía trabajando en esto".

Su creatividad intrépida y  fuera de lo común fue lo que le valió a Takis la admiración de otros exponentes del arte moderno como Marcel Duchamp, quien lo llamó el "alegre labrador de los campos magnéticos". John Lennon y Paul McCartney también eran admiradores del artista cinético, ya que conocieron su trabajo en Londres.

 

En 2017 crea The Mirror of My Soul en homenaje a John Lennon. Fuente: Takis Foundation.
 

Tras sus aventuras en Europa y en el MIT de Massachusetts, donde sirvió hasta de catedrático para futuras generaciones de artistas y presentando propuestas como Electomagnetic Sphere (1979), Takis finalmente regresó a Atenas en 1986 para comenzar a construir lo que se convirtió en el Centro de Investigación de las Artes y las Ciencias en 1993, también conocida como la Fundación Takis, y hasta la fecha, tiene el objetivo de promover el conocimiento y la apreciación de las artes visuales al público en general, así como proporcionar servicios y apoyar los programas de educación artística.

 

La exhibición Electomagnetic Sphere en en exhibición en el Tate Modern de Londres. Fuente: Tate Museum.

 

En 1992, transforma el castillo de Beauvais en una escultura musical iluminada de aproximadamente 60 m de altura y 30 m de diámetro, que también sirvió como símbolo de las acciones y esfuerzos de la ciudad para el desarrollo social. Fuente: Takis Foundation.
 

Tras la muerte del embñemático artista cinético en agosto de 2019, la Ministra de Cultura y Turismo, Cultura y Deportes, Lina Mendoni, dijo en un comunicado: "Durante más de 70 años, Takis fue un pionero, un artista cuya curiosidad infantil por las fuerzas del universo nunca terminó", ya que, de acuerdo a la gente cercan a Takis, por más técnico que parezca, el trabajo del escultor trata sobre las conexiones entre la gente y la comunicación.

 

Radar, (1960). FuenteFay Zervos.

 

En Noviembre 2020, el White Cube de Hong Kong presentó la primera función solista de Takis in Asia, incluyendo esculturas suyas de entre 1960-1990. Fuente: Takis Foundation.