Neorrealismo, el movimiento francés opuesto al Pop Art

Viernes 01 de Marzo 13.10 GMT


Neorrealismo, el movimiento francés opuesto al Pop Art


El Neorrealismo o nuevo realismo fue un movimiento artístico de pintura nacido en 1960 de las manos del crítico de arte Pierre Restany y el pintor Yves Klein.

Cuando vio la luz, el Neorrealismo se convirtió en una vanguardia de los años sesenta.

Pero, ¿De qué va?

Extrañamente, el neorrealismo tiene dos manifiestos en su haber. El primero de ellos, escrito en abril de 1960 por Pierre Restany.

El segundo, redactado en 1961, donde introdujeron al dadaísmo, como característica del movimiento.

En el primero, anuncian que el Neorrealismo se trataba de un nuevo enfoque perceptivo de lo real. Este manifiesto fue firmado por nueve artistas:

Yves Klein, Arman, Francois Dufrêne, Raymond Hains, Martial Raysse, Pierre Restany, Daniel Spoerri, Jean Tinguely y Jacques de la Villeglé.

Sin embargo, la primera vez que se utilizó el término fue al describir las obras de dichos artistas en una exposición en Milán.

Además de la importancia de que naciera una nueva corriente. La gran anécdota del Neorrealismo, es que nació de forma paralela al Pop Art.

Por ello, el movimiento se mantuvo como la transposición que Francia hacía del emergente arte estadounidense.

El Neorrealismo criticaba la parte más oscura del capitalismo, mientras que el Pop Art hacía brillar el consumo de masas.

La primera exposición fue en 1960 en el festival de Vanguardia de París. A esta, le siguieron otra en la Galería J.; en Nueva York (19629 y en la Bienal de San Marino en 1963).
Otros artistas destacados de este movimiento son Lucian Freud, Alex Katz, Alfred Leslie y Alice Neel. Todos ellos de habla inglesa.

A pesar de formar parte del Neorrealismo, estos últimos tenían algunas diferencias del arte que hacían sus homólogos franceses.

Aunque también abordan temas de la vida cotidiana, solían practicar un arte realista que recuerda a la nueva objetividad.

Buscaban unir lo más posible la vida y el arte. Por ello, decían que a pesar de sus diferencias, se habían unido gracias a la estética.

A pesar de toda la diversidad de su lenguaje plástico, percibían la existencia de una base común para su obra: la apropiación directa de la realidad.

En palabras de Restany, se trataba de “un reciclado poético de la realidad urbana, industrial y publicitaria”.

Y es que los neorrealistas, abogaban por un regreso a la realidad, en oposición al lirismo de la pintura abstracta, pero evitando las trampas del arte figurativo.

En el Neorrealismo podemos ver la técnica del décollage (lo opuesto a los collages). En particular a través del uso de carteles rasgados o lacerados de François Dufrene, Jacques Villeglé, Mimmo Rotella y Raymond Hains.

A pesar de lo novedoso del movimiento artístico, el Neorrealismo vio la oscuridad en 1970.

Así es, tan sólo diez años duró esta corriente. Esto, luego de la muerte del pinto francés, Yves Klein.