Anaïs Nin, la mujer que revolucionó la literatura erótica

Viernes 21 de Febrero 08.15 GMT

Anaïs Nin fue una escritora francesa que conoció el éxito gracias a la maestría que desarrolló en literatura erótica.

La autora nació el 21 de febrero de 1903. Su padre fue Joaquín Nin, pianista cubano de ascendencia española y su madre, Rosa Culmell cantante cubana de origen francés.

A los once años su padre dejó a la familia, lo que provocó que Nin comenzara a escribir lo que acontecía en su día a día.

A los 19 años trabajó como modelo y bailarina de flamenco.

Alrededor de los años 30 emigró a Estados Unidos, su historia cambiaría radicalmente a partir de este punto, a finales de esa década su trabajo llamó la atención.

 

La primera mujer en destacar en letras eróticas

 

Al llegar a América y debido a la carencia de dinero comenzó a escribir narraciones eróticas y pornográficas.

Esto por encargo de un coleccionista anónimo que pagaba un dólar por página.

Anaïs Nin poseía un estilo surrealista y avant-garde.

Poco a poco percibió su talento y se desenvolvió ampliamente, antes de ella las damas que abordaron la sexualidad eran escasas.

Fue la primera mujer en publicar relatos que giraban en torno al tema, la influencia del Kamasutra sería notable en las primeras entregas.

Su visión femenina fue reconocida debido a una escritura fluida y cautivadora. 

Era capaz de exponer sus pensamientos más privados, así como sus relaciones personales sin prejuicios. 

Así, viajó constantemente entre París, Nueva York y Los Ángeles.

Una de sus obras más conocidas fue Diarios de Anaïs Nin, volúmenes del I al VII.

La vanguardista desafió su tiempo, vivió libre e intensamente.

Exploró abiertamente las posibilidades creativas de la mujer en el mundo moderno.

Para la década de los 60 ya era admirada y reconocida internacionalmente.

La diarista, novelista y ensayista escribió incansablemente hasta pocos días antes de su muerte. Falleció el 14 de enero de 1977.

No encuentras al amor, él te encuentra. Tiene que ver un poco con el destino, fe y lo que está escrito en las estrellas

 

 

También te puede interesar:

Emily Dickinson, la poetisa que vivió recluida en su propio mundo

Oscar Wilde: La redención del genio que fue tratado como paria

Stefan Zweig, el escritor que dejó rastros de su personalidad en cada obra