Shiroiya Hotel: El lugar ideal del encuentro

Viernes 05 de Febrero 12.16 GMT

 

Shiroiya Hotel lo dice claro y lo dice bien: es un destino en donde se mezcla el arte, la cultura, la gastronomía y la historia para “conocer la imaginación humana”.

Ubicado en la ciudad japonesa Maebashi, que anteriormente fue pionera en la modernización del país mediante la innovación en la industria de la seda, actualmente es conocida por su riqueza natural y el talento de sus poetas; pero aspira a ser un lugar de vanguardia que atraiga la atención de todo el mundo.

Shiroiya, que ha estado en el negocio del hospedaje durante 300 años, ahora da la cara al mundo con una renovación total de su antiguo refugio convertido en la Heritage Tower, y lo complementa con la recién construida Green Tower –edificada a imagen de la orilla del río–.

En su apuesta evolutiva, el hotel no ha escatimado en creatividad, y también ha erigido cuatro salones diseñados por artistas contemporáneos.

Entre ellos, el argentino Leandro Elrich, conocido por sus exhibiciones conceptuales: como el enorme espejo suspendido a 45° en un modelo de tamaño natural de una casa estilo victoriano al este de Londres, en donde da la apariencia de que los visitantes suben o cuelgan de una parte del edificio.

Aunado a estas salas, la experiencia busca movilizar todos los sentidos y motivar a que la mente abrace la inspiración en cada rincón; por lo que han incluido distintas obras de arte para decorar los dos edificios del hotel.

Dichas obras, fueron creadas bajo el concepto del director de diseño y arquitecto, Sou Fujimoto, quien tiene la intención de mezclar “lo antiguo” y “lo nuevo” en este recinto.

De este modo, la colección del hotel aloja el trabajo de Lawrence Weiner, con De las praderas, del mar, de las montañas; Liam Gillick con Discusión invertida; Hiroshi Sugimoto con Mar de Galilea, Golán; Ryan Gander, autor de Por medios físicos o cognitivos (Teoría de la ventana rota 02 de agosto); Yoshio Shirakawa y su “Formación” del Círculo-Mundo; Leandro Elrich con Tubos de iluminación; Teppei Takeda y su Pintura de Pintura 20; y Tatsuo Miyajima con una instalación intitulada de un número cinco formado con luces de neón rojas.

Por su parte, la oferta gastronómica sintetiza la creatividad con las bondades de la naturaleza de la mano de reconocidos chefs y pasteleros, quienes trabajar para ofrecer una aventura de sabor que se ajuste al momento y ánimo del comensal.

Como broche de oro, el hotel cuenta con una sauna finlandesa a gran escala para uso privado o compartido, una sauna de niebla, y un spa natural que promete hacerte olvidar el mundo exterior.