La rica gastronomía de México durante la época de Independencia

Martes 17 de Septiembre 14.55 GMT


La rica gastronomía de México durante la época de Independencia

 


Hablar de comida durante la época de Independencia en México es tan difícil de abarcar como en la actualidad.

Con esta transición llegaron cambios sociales, políticos, económicos y cotidianos.

La gastronomía consolidada de aquel país se fusionó con sabores europeos y españoles, lo que dio por resultado una alimentación mestiza.

Debido a la lucha armada, muchos comían lo que encontraban a su paso. Se sufría de una escasez terrible de alimentos y evidentemente turbulencias en la vida diaria.

Sin embargo, podemos partir de tres ejes: la cocina de los palacios, conventual y popular.

La primera, gozaba de distintos ingredientes culinarios. Los gustos predominantes eran europeos y la abundancia su distintivo.

Mientras que los lugares religiosos se permitían experimentar con olores, texturas y elementos.

Entre tanto, los extractos sociales bajos, divididos por castas, sufrían de hambruna y analfabetismo. 

El maíz (tortillas), frijol y chile eran su base. Pero también trataban en la medida de lo posible incorporar nopales, calabazas y frutas, entre otros.

De chile, mole y pozole

 

La variedad de platillos fue sumamente rica.

La diversidad en cuanto a chiles los hacía protagonista de la alimentación para todas las casas, además de ser parte fundamental de la identidad nacional.

Sin embargo, el chocolate fue el ingrediente estrella, ya sea con agua, leche o solo. Lo consumían indígenas y españoles por igual.

Las tortillas, tamales, tlacoyos, mole y pozole, ya eran parte del día a día y con la llegada de los españoles se añadieron nuevos sabores.

Poco a poco los cereales, especias y res comenzaron a tomar un lugar importante.

Entre los platillos que fueron resultado del choque de culturas están las rajas de chile poblano con crema y queso, sopa de fideos seco con chile pasilla y los chiles rellenos. 

Al consumarse la Independencia en 1821, uno de los platos que surgió con una fuerza que aún conserva fueron los chiles en nogada.

Cuentan que formaron parte de un banquete en honor a Agustín de Iturbide en Puebla y debido a su presentación tricolor triunfó en el tiempo.

Finalmente, las versiones variadas se han modificado, pero la gastronomía persiste y la gente sigue disfrutando de estos deliciosos platillos.