Deliciosamente creativas: tres heladerías para refrescar tus ojos y paladar

Jueves 04 de Febrero 16.32 GMT

 

Disfrutar de un buen helado ya es una gran experiencia por sí sola, pero hacerlo en un lugar atractivo y diseñado especialmente para acompañar cada bocado es aún mejor.

Por eso elegimos estas tres heladerías que destacan por la originalidad de sus productos y su diseño.

Peddler’s Creamery

Ubicada en Los Ángeles, California, Peddler’s Creamery es el refugio ideal para los amantes de las bicicletas y el helado, y con su proyecto “nuevo artesanal” aprovecha la potencia de cada pedaleo para producir sus delicias congeladas.

Dicha iniciativa basada en la energía del ciclismo incluye valores como la sostenibilidad, la obtención de ingredientes locales y la satisfacción de los clientes.

Así, con una vieja bicicleta Schwinn montada sobre rodillos, el propietario Edwars Belden y los propietarios baten todos y cada uno de los sabores que se producen en la tienda.

Además de atraer con ello a la clientela y a los transeúuntes, quienes pueden ver el proceso para hacer el helado o ejercitarse mientras preparan el suyo personalmente.

 



Rocambolesc Gelateria

El proyecto Rocambolesc parte de la intención de Jordi Roca por recuperar el carro tradicional de postres de El Celler de Can Roca que había desaparecido de la sala del restaurante justo cuando él se hizo cargo de la parte dulce del menú.

“Desde siempre quise tener una heladería, pero fue después de aprender la técnica que hay detrás de un buen helado artesanal que me vi capaz de hacerlo. Un tiempo después y gracias a la complicidad y generosidad de mis hermanos que creyeron en este sueño que me apasionaba, fue cuando abrimos Rocambolesc”, declaró Roca.

Actualmente, la marca cuenta con sucursales en Girona, Barcelona, y Madrid.





Van Leeuwen

La heladería Van Leeuwen comenzó en un camión amarillo en las calles de Nueva York en 2008 con la misión de hacer un buen helado que “hiciera sentir bien” a quien lo saboreara, y crearon una heladería que apuesta por lo saludable y novedoso.

“¿Qué podría ser más feliz que esa combinación mágica de leche, crema, huevos y azúcar de caña (o cocos, anacardos y avena para nuestros amigos veganos)? Sí, nuestro helado tiene grasa. Y eso está bien. Es bueno-bueno, no bueno-malo”, destaca la marca en su descripción.

Hay numerosas sucursales de Van Leeuwen en Los Ángeles, Nueva York y Nueva Jersey.