Roden Crater: la obra en la que James Turrell ha trabajado más de 40 años

Lunes 22 de Marzo 05.46 GMT

 

Hace más de cuatro décadas que el artista James Turrell, pionero en el uso de la luz en obras de arte, empezó a trabajar en Roden Crater, un volcán inactivo de Arizona que ha transformado en una creación de gran magnitud. 

Turrell, quien compró en 1979 el volcán de más de 3.2 kilómetros ubicado en Flagstaff, ha transformado el volcán en un espacio de interacción con los cuerpos celestes a través de las variaciones de la luz del sol, la luna y las estrellas.

Algunos expertos en arte han comparado el trabajo que Turrell está realizando en Roden Crater con el de Stonehenge y las pirámides de Teotihuacán.

Pero esto solo lo pueden confirmar unas cuantas personas en el mundo ya que, por ahora, Roden Crater está cerrado a los visitantes.

De acuerdo con quienes han podido visitar el volcán, lo que Turrell ha hecho dentro de él son varios túneles, cámaras de observación y una escalera de bronce que conduce a cielo abierto desde las entrañas del sitio.

Cada camino, según los testimonios de los visitantes, conducen al borde del cráter, y cada puerta que existe en el lugar está abierta, lo que da la sensación de un laberinto infinito.

Con lo anterior lo que James Turrell también logra es crear la ilusión de que el cielo y los diversos cuerpos celestes que existen están al alcance de la mano de quien se encuentre en Roden Crater.

En todos estos años, el artista ha realizado un sinfín de estudios de campo celeste y anotaciones sobre la luz y el espacio que suele plasmar en un cuaderno que solo contiene bocetos geográficos. 

El trabajo que James Turrell ha realizado en Roden Crater ha sido minucioso y titánico. Su obsesión por la luz, que pudo haberse originado cuando trabajaba como piloto de reconocimiento, lo ha llevado a crear una obra sin precedentes.

El objetivo que el artista busca alcanzar con cada creación, sin ser esta la excepción, es la de capturar la luz como en un sueño.

La gran pregunta a responder con Roden Crater es el cuándo abrirá sus puertas ya que el  artista estadounidense ha dicho desde finales de la década de los 80 que estaría listo, pero esa fecha se ha retrasado varias veces tanto por razones financieras como artísticas y parece no llegar nunca.