La imagen de la resistencia: Arte en movimientos sociales
17540
post-template-default,single,single-post,postid-17540,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,qode-news-2.0.1,qode-quick-links-2.0,aawp-custom,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

La imagen de la resistencia: Arte en movimientos sociales

En diferentes formatos, en diferentes momentos de la historia, el arte y los artistas no se quedan indiferentes ante los cambios sociales.

Uno de los ejemplos históricos más reconocibles es La Libertad guiando al Pueblo de Eugène Delacroix, que encapsula un espíritu de época y lucha de clases.

Pero a nivel de la calle encontramos imágenes efímeras en carteles y volantes.

Todos los movimientos sociales de resistencia tienen en sus historias la búsqueda y destrucción de imprentas de material comprometedor.

Uno de los ejemplos más representativos es el del grupo revolucionario de las Black Panthers.

Ellos contaron con Emory Douglas como la columna vertebral de su imaginario gráfico.

Portada de dibujo de Emory Douglas

Gráfica y performance en las calles

 

En México, el arte gráfico de protesta puede encontrar raíces en la obra de José Guadalupe Posada.

Pero sus manifestaciones más fuertes son con grupos como el TGP o Taller de Gráfica Popular.

Y en los movimientos estudiantiles de 1968, los carteles y volantes con fuerte identidad visual inundaron las calles de la Ciudad de México.

Uno de sus representantes más identificables fue el grabador Adolfo Mexiac, recientemente fallecido.

Grabado de Adolfo Mexiac

En Chile, a finales de la década de los setenta el colectivo CADA ocupaba las calles y espacios a través del performance.

Con acciones específicas para lugares como fábricas, plazas públicas y museos, CADA cuestionaba la opresión del régimen y a las autoridades chilenas.

De los impresos y pinturas a los memes y redes sociales

 

Hoy en día, la idea es compartir y transmitir información de la manera más veloz posible.

Pero no por ello se abandona la necesidad o el deseo de que la imagen sea simbólica y visualmente fuerte.

En las protestas de Hong Kong de los meses recientes, hemos visto cómo se multiplican imágenes que se comparten por medios como Telegram.

Se generan imaginarios, se comparten fechas y horas, se crean mitologías a partir de memes y de héroes callejeros.

Cartel de protestas de Hong Kong

Otro caso reciente es la ocupación del Rockefeller Center de Nueva York.

Esta la hizo Jenny Holzer con una de sus proyecciones lumínicas.

Como un memorial a las víctimas muertas por armas de fuego, su pieza VIGIL se proyectó durante cuatro días.

Incluyó textos de sobrevivientes, familiares de víctimas y poesía sobre el tema.

Como hemos visto, los artistas y creadores usan sus herramientas.

Y así nos muestran cómo ocupar espacios, apropiarse de ellos y protestar.

Nos enseñan cómo transmitir mensajes y hacer que nuestra mirada deje de ser indiferente.

Imagen animada de publicidad 'comparte tu arte'
No Comments

Post A Comment