Revelan nuevo secreto sobre 'La Lechera' de Vermeer

Revelan nuevo secreto sobre La Lechera de Vermeer. Foto: wikipedia

 

Un nuevo secreto sobre Johannes Vermeer se ha revelado.

La primera versión de La Lechera (1657-58), uno de sus cuadros más famosos, tenía una canasta de mimbre y un soporte para jarras en el cuarto donde la joven prepara un pastel de pan.

En la versión definitiva, el pintor neerlandés quitó ambos accesorios dejando la pared lisa, descubrió el Rijksmuseum de Ámsterdam, tras una investigación con técnicas avanzadas.

 

La Lechera (1657-58).

 

En una rueda de prensa el director del museo, Taco Dibbits, explicó los nuevos hallazgos sobre el cuadro elaborado por Vermeer hace más de 350 años.

Además de esto se encontraron las técnicas del artista, que con una obra poco prolífica -35 obras- es uno de los pintores más destacados de la historia.

El hallazgo de una de las grandes obras de Vermeer ocurrió durante los trabajos preparatorios a la mayor retrospectiva del artista en el Rijksmuseum, de Ámsterdam.

La muestra que está prevista del 10 de febrero al 4 de junio de 2023, espera contar con al menos 27 de las pinturas del reconocido artista barroco, entre las que se encuentra La joven de la perla (1665).

 

La joven de la perla (1665).

 

Y aunque la cesta ya había sido descubierta antes, las nuevas técnicas con rayos X y los escáneres infrarrojos determinaron que se trataba de una cesta de fuego tejida con mimbre, una pieza usual en los hogares de las familias jóvenes en aquella época.

En ellas se solía colocar un cuenco con carbones encendidos para dar calor a los recién nacidos y secar los pañales.

“Ya se había trabajado tanto en esta pintura que nunca anticipamos que algo tan definitivo saldría a la luz gracias a la tecnología moderna”, aseguró el director del Rijksmuseum.

Otro de los detalles que se aprecian es una franja gruesa de pintura negra debajo del brazo izquierdo de la lechera, que permitió concluir que Vermeer pintó rápidamente la escena en tonos claros y oscuros antes de desarrollar los detalles finales de La Lechera.

Sin duda estos resultados son contundentes para concluir que Vermeer buscó captar y proyectar una atmósfera de paz y tranquilidad, como en gran parte de su obra.

 

Niña leyendo una carta en una ventana abierta (1657-59).