La misteriosa pintura atribuida a El Greco

Martes 07 de Abril 14.22 GMT

 

La dama del armiño, pintura con reconocimiento a nivel mundial es una de las obras más misteriosas atribuidas a El Greco, pero su real autoría aún permanece en duda.

Aunque a lo largo de la historia han sido muchos los que han dudado del origen de esta obra de arte, recientemente la autoría de la misma también fue puesta en duda por el periodista e investigador Antonio García Jiménez.

El periodista reporta en un su informe que, incluso José Álvarez Lopera, mayor autoridad en España sobre El Greco, admitía que la pintura era atípica y no coincidía con el estilo del artista.

En su estudio, García Jiménez menciona que el barón Taylor, hombre de confianza de Luis Felipe, último Rey de Francia, viajó a España a comprar cuadros para la exposición que montarían de pintura española en el Museo del Louvre.

El Greco, Goya, Velázquez, Murillo, entre muchos otros figuraban en esa colección, pero más tarde se supo que muchas de las obras habían recibido falsas atribuciones al momento de la exhibición.

Entre esas obras estaba La dama del armiño que fue incluida en el catálogo del Louvre como La fille du Greco (La hija de Greco), razón por la que se piensa que se le atribuyó al griego.

Aunque mucho tiempo se dijo que la mujer de la pintura era Jerónima de las Cuevas, mujer con quien El Greco tuvo una relación, aunque nunca oficialmente, y madre de su hijo Jorge Manuel, tiempo después fue descartada tal hipótesis.

Sofonisba Anguissola, pintora italiana, figura como la posible autora de este cuadro, aunque también hay otras teorías como la que defiende García Jiménez, quien piensa que es una obra del siglo XIX que retrata a una actriz que representaba "La judía de Toledo".

Por ahora, el misterio sigue envolviendo a esta obra de arte atribuida al artista griego y no será hasta que se hagan análisis radiológicos y técnicos al lienzo que se logren obtener más datos sobre el origen de esta famosa pintura.

Doménikos Theotokópoulos (1541-1614), conocido como El Greco (el griego), fue un pintor del final del Renacimiento que destacó por su estilo tan personalizado.