Jan Zrzavý, el maestro del realismo mágico

Jueves 05 de Noviembre 11.34 GMT

 

Jan Zrzavý fue un mago del pincel que encantó con su trabajo a los ciudadanos de la República Checa del siglo XX.

Miembro clave del movimiento modernista checo, Zrzavý nació el 5 de noviembre de 1890 en Bohemia (actual República Checa).

Artista, ilustrador gráfico, escenógrafo y escritor, Jan se familiarizó con las bellas artes a través de cuentos de hadas, representaciones de títeres y calendarios antiguos que contenían obras de M. Aleš.

Aunado a esta inspiración, tuvo contacto con el arte sacro durante las misas a las que asistía los domingos. Desde ese entonces puso la mira en el oficio de la pintura y lo mostraba al realizar cuadros y dibujos al aire libre.

No obstante, su acercamiento formal con el arte lo tuvo a partir de 1905 en Praga, al tomar clases privadas con los artistas Karel Reisnera, František Županský y František Ženíšek.

Posteriormente, recibió influencia de la pintura del checo Josef Mánes y del escritor Julius Zeyer.

Impresiones que lo marcarían a lo largo de toda su vida laboral y privada.

Según la revista especializada The Sketch Line, el periodo inicial de la obra de Zrzavý estuvo marcado por pinturas creadas al estilo de la Secesión Checa, una síntesis de las técnicas del art nouveau, el simbolismo y el impresionismo; movimientos que se volvieron clásicos en Francia.

La obra del artista destaca por su lirismo, estilo poético, la introducción del cubismo y el collage.

Asiduo visitante de París y Bretaña, Jan construyó un diccionario visual único, que correspondía con su personalidad, su apariencia, su forma de vestir y los detalles de su entorno.

 

Asimismo fue cofundador de la asociación creativa de artistas “Sursum”, miembro de la Asociación de Artistas Checos “Manes” e integrante de la Unión de Artistas Gráficos “Gollar”.

Para el Museum Kampa, el museo de arte moderno de Praga, el artista: “Era una leyenda viviente mientras caminaba con su varita y boina por los escalones del castillo hasta su estudio en la casa de la escultora Hana Eichterlová. La gente lo reconoció en la calle y se dirigió a él. En la última etapa de su vida fue considerado un artista verdaderamente nacional”.

De gran sinceridad y profundo compromiso religioso, Zrzavý falleció el 12 de octubre de 1977 en Praga.

Dato curioso:

La documentación del Museum Kampa señala que el artista pintaba principalmente de noche y que trabajaba de memoria, según bocetos.

Además, quedó registro que, en 1937, los nazis declararon las obras del maestro como “arte degenerativo”. Sin embargo, en 1965 recibió el título de Artista del Pueblo de Checoslovaquia.