Prince, el lado sensual y provocativo de la música y la moda

Lunes 07 de Junio 09.05 GMT

 

Prince, quien nació un 7 de junio bajo el nombre de Prince Rogers Nelson, impregnó de sensualidad al mundo de la música y de la moda con su juguetón estilo y peculiar forma de borrar los límites entre géneros sexuales.

En cuanto a su carrera musical desde que lanzó su tercer álbum, en 1980, quedó clarísimo que alguien muy diferente había llegado a la escena de la música. Titulado Dirty Mind, la portada lo mostraba con una tanga negra. En el interior, en canciones como Head, Sister y Do it All Night, cantaba sobre una serie de temas que pocas veces habían sido abordados, como el incesto. 

Su éxito de dos años después, Little Red Corvette, también fue una larga metáfora cargada de referencias sexuales. Otro álbum súper cargado de sensualidad fue 1999.

 

 

Por lo tanto para el momento en que apareció Purple Rain el mundo ya sabía quién era Prince. 

El Prince que conocimos a través de su música veneraba a las mujeres hasta el punto de la obsesión. Dos de sus portadas de álbum mostraban símbolos fálicos, uno como una flor cerca de una fotografía de un Prince desnudo colocada estratégicamente. 

No obstante, Prince no tenía miedo de estar en contacto con su lado femenino a través de su colorida forma de vestir y en una canción como If I Was Your Girlfriend jugó con los roles de género.

 

 

También habló sobre la ambigüedad en su canción Controversy de 1981, donde pregunta: “¿soy negro o blanco, soy heterosexual u homosexual?''.

Durante toda su vida, Prince se apegó al misterio debido a que no otorgó entrevistas cuando llegó a la cima de las listas de popularidad a mediados de la década de los 80 y fue la persona más famosa de la que la gente casi no sabía nada.

Prince, quien nació en Minneapolis, Minnesota, adoptó la espiritualidad y la sensualidad en igual medida, no viéndolas como incompatibles. En Adore, él cantó sobre escuchar ángeles divinos mientras sostenía relaciones sexuales.

Para la generación que creció con Prince, su música fue como encontrar un libro prohibido con el que pudieron conocer un nuevo mundo.

 

 

Icono de la moda

Prince llevó la psicodelia, el funk y el pop de su música a su manera de vestir, algo que lo proclamó también como un verdadero icono de la moda que nunca vio combinaciones imposibles en su original estilo.

Fue a partir de su tercer álbum, Dirty Mind cuando imprimió su sello característica a su forma de presentarse: totalmente provocativo y sensual al presentarse con bañadores estrechos de cuero que dejaban ver su cuerpo casi al desnudo.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Prince (@prince)

 

Prince, amante de los volúmenes en los hombros, al igual que en su música también jugó con una imagen femenina, tanto en sus movimientos sobre el escenario como en fotografías.

Probablemente cuando se piensa en este artista viene a la mente alguno de sus conjuntos de dos piezas o monos de un único color aunque también puede ser que se tenga como referencia algunos de sus trajes sastre de colores y llamativas camisas que combinaban solo por el hecho de que quien las vestía era él.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Prince (@prince)

Si hubo un complemento que le confirió altura a su pequeña estatura (pues medía menos de un metro sesenta) fueron sus inseparables tacones, esos con los que nunca tuvo ningún problema a la hora de contonearse sobre el escenario.

Se trata de un artista cuya estética es inabarcable por haber sido tan camaleónico, pero de lo que estamos seguro es que fue un verdadero icono de la moda.