El día que la emblemática Ópera de París abrió sus puertas

Martes 05 de Enero 10.52 GMT

 

De las joyas arquitectónicas que residen en la capital francesa, la Ópera de París, también conocida como el Palacio Garnier, es una institución de la arquitectura y de la música en la historia. Inaugurado el 5 de enero de 1875, el palacio representa un símbolo del eclecticismo y el movimiento neobarroco.

Diseñado por Charles Garnier (París, 1825-1898), la construcción vio la luz a petición del emperador Napoleón III, en medio de la renovación de la ciudad dirigida por el Barón Haussman, y llevada a cabo en el Segundo Imperio.

La idea planteada por Haussman contempló grandes avenidas y boulevards, divididos por jardines y aceras amplias; fue en ese escenario, en donde el arquitecto ganador del Grand Prix de Roma erigió su monumental construcción.

El diseño de la Ópera de París tiene el sello de su creador, quien se caracterizó por su estilo “Napoleón III”: una forma creativa rica en decoración y colorido con características del neobarroco y el eclecticismo, corriente de la que Garnier fue máximo exponente.

El eclecticismo es un estilo arquitectónico que cobró fuerza en los siglos XIX y XX y se caracteriza por incorporar diversos elementos de las corrientes artísticas e históricas anteriores, y tiene raíces en la arquitectura historicista, la cual estaba dedicada a imitar corrientes de la antigüedad –como la grecorromana–.

En tanto que la arquitectura ecléctica está enfocada en combinar distintas corrientes arquitectónicas, un artista ecléctico es descrito como aquel que elige lo que es adecuado de lo existente e intenta adaptarlo a sus propósitos.

No obstante, el edificio de dos plantas rematado con un enorme friso corrido y coronado por una cúpula, también está documentado como una obra de tintes neobarrocos, un estilo arquitectónico, escultórico, musical y literario que retomó características del barroco, y muestra volumetría compleja y redundante.

La Ópera de París destaca por ser una de las construcciones de su tipo más longevas en el continente europeo y de su edificación destaca su elegante y lujosa estética dedicada a la burguesía, así como las quince salas que alberga.

En su inauguración se representó la Juive de Halévy, una gran ópera en cinco actos compuesta por Jacques Fromental Halévy con libreto de Eugène Scribe, uno de los dramaturgos más prolíficos de la época.

Este espectáculo presenta una situación dramática subrayada por un tema histórico en el que se desarrolla un amor imposible entre un cristiano y una judía, tema recurrente en la obra de Scribe y sus contemporáneos.

Dato curioso

La historia cuenta que cuando la mujer de Napoleón le preguntó a Garnier si el estilo de la Ópera sería griego o romano, él le contestó que la diseñaría al “estilo Napoleón III”.